Si bien el otro día os hablaba de dónde hacer hipopresivos en Rubí, hoy os quiero hablar de otro de sus servicios muy recomendables para madres en post- parto especialmente y es el de fisioterapia del suelo pélvico. En Temps per tu está Adriana que es la fisio especializada en este ámbito.

Tras cuatro embarazos, como os he contado otras veces y podéis imaginar, mi suelo pélvico estaba bastante resentido.Tengo incontinencia urinaria delante de los esfuerzos de modo que, cuando hago zumba, por ejemplo, tengo que llevar un paraguas vaginal para frenar el impacto en mi suelo pélvico.

Primero, tuve una visita con la fisio y tras explicarles mis antecedentes y proceder a una exploración, Adriana decidió que en cinco sesiones haríamos lo siguiente:

  • Mejorar la hipotonía (normalizar el tono)
  • Conseguir una contracción fuerte y duradera
  • Disminuir el dolor y la zonas de hipertensión

De todas maneras, una siempre tiene que hacer “deberes” en casa si quiere ver más resultados, así que yo tenía y tengo que hacer estos, por ejemplo:

  • Ejercicios de Kegel (para fortalecer suelo pélvico)
  • Hipopresivos (para reforzar faja abdominal y suelo pélvico)
  • Respiraciones costales (para relajar diafragma)

En la siguiente visita empezamos el tratamiento con INDIBA. No sé si habéis oído hablar de este tratamiento. Yo lo conocí hace 7 años ya, en el post-parto de mi hijo mayor. Por entonces era algo totalmente novedoso y cuando me dijeron que servía tanto para atenuar mis estrías como para desinflamar un dolor de muelas, se me hizo un poco extraño, la verdad, pero ahora si os fijáis, está por todas partes.

La INDIBA es una máquina de alta frecuencia que genera temperatura desde el interior del tejido. Según el grado de calor con el que se  trabaje, las reacciones que provoca INDIBA sobre el tejido serán unas u otras. En este caso, interesaba que actuara para mejorar el tono del suelo pélvico (una vez mejorado el tono, será más fácil trabajar la fuerza de la musculatura),  reducir la hipertensión y el dolor del mismo.

En las  sesiones de rehabilitación que hice,Adriana usó INDIBA, trabajamos hipopresivos, y aprendí a activar bien el transverso delante de esfuerzos (el transverso es un músculo abdominal que ayuda a proteger el suelo pélvico delante circunstancias que le añadirían presión). Mientras, yo, paralelamente iba haciendo ejercicios en casa.

La verdad es que la mejoría del tono y la fuerza del suelo pélvico es considerable. Ya no tengo pérdidas de orina cuando hago esfuerzos, o al menos, soy consciente de ello si me pasa alguna vez y soy capaz de controlarlas. Eso sí, tengo que seguir trabajando en casa para irme recuperando del todo, seguir con los ejercicios hipopresivos, pero en este poco tiempo ya se ha podido ver una evolución positiva.

La rehabilitación del suelo pélvico es una parte muy importante de la fisioterapia, que aún no es muy conocida y puede ser de gran ayuda tanto para hombres como para mujeres. Se pueden tratar: incontinencias de orina, incontinencias de gases, incontinencias fecales, prolapsos (caída de órganos), dolores pélvicos, lesiones a nivel anal (fisuras, hemorroides…), ayudar a la recuperación postparto y durante el embarazo con el masaje perineal, por ejemplo.

Por suerte, cada vez la gente es más consciente de estos problemas y intenta ponerle solución. Porque aunque tengas cierta edad, la incontinencia de orina no es normal, así que mamis, si os pasa como a mí, no lo dejéis pasar por alto, haced algo al respecto. Es cierto que nuestras abuelas van con compresas porque en su época no se sabía nada de todo esto, pero ahora que tenemos tanta información, no tendremos por qué pasar por ello cuando seamos mayores. Nuestra salud de hoy también es la salud de mañana.

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *