Hola mamis, ahora seguramente vuestros hijos habrán acabado los campamentos y casales varios (como se dice aquí en Cataluña) o, quizás, habéis hecho como yo, y no les habéis apuntado a nada este verano. Pero en cualquier caso, seguro que pensáis que, aunque el horario de verano sea mucho más relajado, va bien que hagan un poco de deberes con cierta asiduidad para que no se olviden de lo que han aprendido este curso y vuelvan al cole mínimamente activos.

Os voy a explicar los cuadernillos que yo estoy usando con ellos que podéis encontrar en la web de Boolino. Os lo cuento por orden de edad empezando por la peque de casi 4 años:

Con ella tengo este cuadernillo de verano de la editorial Castellnou que está en catalán. Aquí los niños son bilingues y como yo les hablo en castellano siempre y su padre, al que ven menos, en catalán, conviene reforzar un poco la parte del catalán, así que va bien que lo practiquen un poco:

Tiene 10 hojas dedicadas a descubrir el entorno natural y social y uno mismo, otras 10 de lenguaje matemático, 10 más de lenguaje verbal, 10 para trabajar capacidades básicas y 5 de inglés. Es un cuadernillo muy adaptado a su edad, así que no os agobiéis porque está todo pensadísimo. Tienes que hacerlo con ella, pero es lo más parecido a lo que hacen en el cole: hojas con grandes dibujos, indicaciones claras y cortas y con la peculiaridad de que por detrás, tiene un mini-dibujito de varias hojas y tiene que hacer un círculo a la que ha trabajado ese día para así hacerles más conscientes de lo trabajado.

Con la Menor también uso éste de la editorial Combel de “Jugamos a ser pintores con adhesivos” de Mercè Canals. Es para niños de 2 a 4 años y con él basicamente se pega y colorea. Sencillo y perfecto para que se diviertan a la vez que trabajan la psicomotricidad fina.

Las ilustraciones son muy muy grandes y pueden pintar en ellas con ceras, lápices o temperas. A mi hija, por ejemplo, le fascinan las acuarelas y rotuladores (todo lo que más mancha, sí) y yo le dejo libertad para pintar con lo que quiera. Eso sí, igual que el anterior, requiere de la presencia del adulto para que le lea los simples enunciados y no haga todo el rato dibujo libre, sino hacerles pensar un poquito.

Después, para el de 6 años tengo éste en catalán: “Los Lexicracks. Esto va de letras” también de la editorial Combel.

Como él acaba de cumplir los 6 y tiene alguna actividad algo difícil para él, a veces, acabamos haciéndolo junto su hermano mayor de 7. Lo que me ocurre con el Mediano es que no está acostumbrado a hacer deberes, así que le cuesta bastante ponerse y concentrarse. Preferiría hacer sólo las páginas que le apetecen y le tengo que ir enseñando a hacerlo por orden. Leemos juntos también los enunciados en catalán y los va haciendo él: une con flechas, tiene que poner un círculo sobre ciertas órdenes…etc

Con el Mayor de 7, muy fan de las adivinanzas, tenemos este de “50 adivinanzas para razonar bien” de Roger Rougier como novedad de la editorial Terapias verdes. Está pensado para niños de 7 a 9 años, de modo que algunas cosas le quedan un poco lejos, pero aún así, él lo intenta hacer.

A pesar de su nombre, no hay que dejar engañarse pues no es exclusivamente de adivinanzas, sino de juegos matemáticos. No son mi fuerte las mates, así que algún ejercicio me da qué pensar ¡hasta a mí! por suerte, mis dos hijos mayores no han salido a su madre y se les dan muy bien las matemáticas, así que se lo pasan bien con este cuadernillo de formato más pequeño que yo agradezco. No tiene operaciones matemáticas puras, qué va, sino que trabajan conocimientos de espacio y mates a través de dibujos que hacen pensar.

Y por último, con el Mayor también tenemos otro en catalán de la editorial Castellnou: “Quadern d’estiu 1” (de 1 de primaria):

Es muy curioso porque en la solapa de la portada y la contraportada hay un jeroglífico por resolver y hay que enviar la respuesta para participar en el sorteo de una bici. A mí de pequeña que era una empollona, me habría encantado algo así.

Tentador ver que tiene las soluciones en la parte de detrás del mismo, no sé si mi Mayor lo habrá mirado mucho. En cualquier caso, tiene muchos dibujos y es súper ameno, de verdad.

¿Qué cuadernillos usáis vosotras con vuestros hijos en verano?

 

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *