Si bien el otro día os hablaba de cremas para cuidarnos las mamis, hoy quiero hablar de cremas para cuidar a nuestros hijos o especificamente a embarazadas (que somos como una “especie” a parte por lo delicadas que  estamos esos meses)

  1. Gel de baño Ferrer: es especial para pieles atópicas. A estas alturas imagino que ya habréis notado que casi siempre hablo de este tipo de pieles porque así es la mía y la de mis hijos y me consta que muchos hijos vuestros también la tienen. Está formulado a base de ingredientes activos con acción antiirritante, calma el picor, protege la barrera cutánea agredida y la descamación propia de la dermatitis atópica. Tiene un olor súper agradable. Se puede usar tanto para el cuerpo como para el pelo.
  2. Loción corporal Ferrer (también especial para pieles atópicas). Tiene una acción reparadora, emoliente y protectora. Promueve el mantenimiento y la mejora de la estructura epidérmica ejerciendo un efecto preventivo y calmante. Su fórmula está enriquecida con ingredientes activos que alivian el picor y refuerzan la barrera cutánea agredida. Su textura no es grasa, es de fácil aplicación y se absorbe rápidamente y lo puedo asegurar porque se la he puesto a mis cuatro hijos y a mí misma también. Además, huele de maravilla también. Todos los productos de la gama utilizan envases con “efecto memoria” que facilitan el vaciado íntegro del producto, favoreciendo la totalidad de su uso, cosa que me parece súper práctica.

3) Crema anti-estrías regenadora Repavar: ayuda a prevenir y reparar la formación de estrías en el embarazo, lactancia o pérdida de peso. Yo me la pongo en la tripa sobre todo, pero también en caderas, muslos y trasero tanto por la mañana como por la noche y no lo perdono. La base del éxito está en la constancia de aplicarse esta crema formulada con rosa de mosqueta, centella asiática, LQ20, aceite puro de hamamelis y rubiginosa.

En mi último embarazo también la usé, como podéis leer aquí y quedé muy contenta. Creo que es la crema anti-estrías que he probado que huele mejor con diferencia y eso no es fácil decirlo.

4) Aceite Weleda de masaje anti-estrias:  otra forma de cuidarse las estrías es hacerlo con otra textura completamente diferente que aún siendo aceite, no tiene por qué ser súper pringosa. Este es un aceite 100% natural que nutre y ayuda a prevenir las mismas. Está formulado con una base de un aceite suave de almendra y extractos biológicos de árnica. Su modo de aplicación idóneo es dando masajes regularmente en forma de círculo en el sentido de las agujas del reloj. Se puede usar desde el principio del embarazo hasta el final de la lactancia unas 2, 3 veces al día en tripa, piernas, nalgas y pechos. A mí esta marca me da mucha confianza pues he usado sus cremas de caléndula para la irritación del pañal con mis hijos y me encanta.

5) Crema ultra-emoliente e hidratante Pediatopic de Ordesa: esta crema está indicada especialmente para niños con pieles atópicas y muy secas y ayuda cuando hay brotes.

Tiene una exclusiva fórmula llamada Dermosense complex que se compone de un complejo multiactivo que aporta componentes esenciales del factor de hidratación natural de la piel que ayuda a controlar los signos y síntomas asociados a la piel atópica restaurando la barrera cutánea, proporcionando una hidratación en profundidad de efecto prolongado, confort inmediato y mejora de la tolerabilidad de la piel.

Es blanca, muy espesa, inolora y se extiende bien. Ahora que se acerca el verano y muchos niños tienen lesiones en pliegues de manos y rodillas por detrás, es perfecta para combinarla con tratamientos a base de cortisona para no resecar tanto la piel.

6) Crema emoliente e hidratante facial Pediatopic de Ordesa: para cuidar de la carita de los niños atópicos. Es blanca, más fluida, inolora también y se absorbe rápidamente. Funciona igual que la anterior.

7) Crema emoliente anti-rascado Dexyane de Ducray: nutre, repara y alivia las pieles muy secas y con tendencia atópica. Yo la tengo en la mesilla de mis hijos para no olvidarme de untarla cuándo haga falta.

La “corneoterapia” Dexyane ayuda a reparar la barrera cutánea alterada. Su galénica, reconfortante y no pegajosa, asegura el perfecto equilibrio entre hidratación y nutrición. Se recomienda aplicar de 1 a 2 veces al día sobre las zonas secas hasta que penetre el producto.

8) Crema reparadora calmante de cara y cuerpo Dexyane de Ducray : esta crema  se parece un poco a la que os hablaba aquí el otro día de la misma marca para manos , pero tiene un componente diferente pues es idónea para cuando hay brotes de eccemas atópicos, de contacto o crónico en las manos, como es mi caso.

Es cierto que no huele muy bien, pero su textura efecto “apósito ultra humectante ” garantiza la protección de la piel. Se puede usar de 1 a 2 veces al día. Está testada en niquel, dato importante para mí pues tengo alergia al mismo y eso me hace no poder llevar anillos en las manos, por ejemplo.

Yo, desde luego, me la llevo estas vacaciones de verano en el bolso por lo que pudiera pasar.

¿Cómo cuidáis vosotros las pieles de vuestros hijos atópicos o durante el embarazo?

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *