Dumbo, Pocoyó, Cars, piratas, Peter Pan, Pokemon..y ahora…llegó nada menos que Yokai Watch. Mira que he organizado fiestas de cumpleaños cada vez más coloridas, pero cuando el Mediano me dijo que para su 6 cumpleaños quería la temática de estos feos dibujos japoneses casi me da algo. Sí, lo digo así tal cual con alevosía porque me parecen espantosos, qué queréis que os diga, pero oye, se trata de que el homenajeado disfrute con su fiesta no que la madre le monte algo para lucirse ella ante sus amigas.

Con este cumpleaños quise hacer algo sencillo en petit comité porque tras haber estado organizando eventos este curso, he acabado un poco saturada, así que tan sólo invitamos a sus 4 mejores amigos del cole y le encargué a Melao Cakery unas galletas y cakepops hechos al detalle para así tener contentos a estos inquietos niños de p5 con sus spinners moviéndose entre sus dedos constantemente. Aquí tenéis el bonito resultado:

El Mediano no daba a crédito con estas galletas de mantequilla y fondant de sus dibujos preferidos de la tele y no me extraña, yo a su edad, habría flipado también.

¿Y qué me decíis de estos coloridos cake pops? Son lo más para un niño de 6 años.

Quiero que veáis el detalle y mimo con el que Rubí, una gran repostera venezolana, le hizo sus primeras galletas personalizadas. Ella te hace a medida lo que tú quieras. De hecho, yo le dí la opción de “Oliver y Benji” que era más sencilla, pero ella se quiso aventurar con la opción difícil porque es así de echada pa’lante.

No me pidáis que os diga como se llaman estos horripilantes monstruitos. Sólo sé que todos los invitados al cumple los conocían menos yo…jaja

Los cake pops con su candy melt eran de varios sabores: o bien de chocolate ( mis preferidos) o bien de dulce de leche, una auténtica bomba, pero como estos niños lo queman todo en un santiamén (no como la madre que se tiene que matar y cumplir el dicho de “un minuto en la boca y toda la vida en las escaleras”), no había problema.

Lo bueno de este dulce es que para un cumple rápido, así no se ensucia con platos y cada uno tiene su porción asegurada con su muñeco preferido.

Después, para el cumpleaños de mi marido que este año hemos celebrado un poco por adelantado para así poder estar presentes todos los mejores amigos,  escogí esta preciosa tarta tropical de la que me enamoré cuándo ví en el timeline de Melao Cakery. Quería algo más pequeñito porque tan sólo seríamos 10, pero ella me adaptó el tamaño y me sacó esta preciosidad de tarta que me daba una gran pena cortar.

De hecho, los flamencos los he guardado como recuerdo porque son una auténtica maravilla. Ya veremos si sucumbo a las súplicas de mi madre, como buena amante de la pasta de azúcar que es.

El pastel era de chocolate y relleno de frambuesa y así aunábamos nuestros sabores preferidos de tartas. Es una combinación original y rica dónde las haya que os recomiendo probar.

Aquí os dejo una foto de cómo decoré la mesa del cumpleaños sorpresa de mi marido que giraba en torno a la tarta con flamencos y piñas y a partir de la cual, decoré todo lo demás. Por primera vez me lié la manta con el corta y pega de cartulinas. Para ser la primera vez no está mal, ¿no?

Si necesitáis una tarta, galletas, cupcakes, cake pops o algún dulce para vuestras celebraciones más íntimas, no dudéis en contactar con Melao Cakery.

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *