Si el mes pasado hablábamos de cuándo vuelve la regla tras el parto, hoy toca otra sección de en la que el Dr. Felix Lugo, ginecólogo que trabaja en la clínica Mi Tres Torres del Women’s Health Institute en Barcelona,  nos va a responder a dudas sobre un tema que me interesa especialmente tras haber averiguado que tengo el suelo pélvico dañado y diástasis abdominal. 

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos situados en la parte baja de la pelvis, que da soporte actuando de apoyo y cierre a la vejiga, al útero y al recto durante el aumento de la presión intra-abdominal, favoreciendo a su vez la continencia urinaria y fecal así como las relaciones sexuales. Su adecuado funcionamiento, tanto en reposo como durante el esfuerzo, es muy importante para evitar incontinencia urinaria y fecal, prolapso genital así como la disfunción sexual entre otros problemas.

Durante el embarazo las estructuras del suelo pélvico se modifican ya sea debido a la acción de algunas hormonas que se encargan de relajar estas estructuras, o por la propia acción mecánica del embarazo que, en la medida que va creciendo el bebé y el útero, aumentan de tamaño, estira y distiende al suelo pélvico.

Durante el parto cuando el bebé sale a través de estos músculos por el canal vaginal la distensión es máxima, de allí que es importante contar con estructuras óptimas, adecuadamente preparadas para soportar esta carga y estrés, producen el menor trauma posible. El deterioro puede ser mayor si se produce un desgarro durante el parto. Aunque es cierto que las lesiones más graves del suelo pélvico ( desgarros perineales de tercer y cuarto grado ) suelen aparecer con mayor frecuencia durante el primer parto, existen otros factores determinantes que podrían aumentar el riesgo en partos sucesivos: peso del bebe, condiciones previas del suelo pélvico, uso o no de forceps, tiempo del periodo expulsivo, etc.

Las disfunciones de suelo pélvico por regla general son condiciones que afectan de forma severa la calidad de vida de las mujeres que lo padece, tanto en la esfera personal, así como social y de pareja. La incontinencia de orina y/o fecal, el dolor con las relaciones sexuales y la salida de un bulto vaginal son problemas incómodos, que desgastan y fastidian el día a día de estas mujeres.

Por todo lo anterior, hoy en día se recomienda fortalecer y cuidar del suelo pélvico antes y durante el embarazo así como después del parto y/o cesárea, de esta forma el riesgo de sufrir alguna disfunción de suelo pélvico es mucho más bajo, y en todo caso si se presenta, la recuperación y resolución es más probable, cuando se compara con pacientes que no cuentan con unas estructuras óptimas.

Para ello es importante que lo consultes con tu ginecólogo, comadrona o médico de cabecera y de ser necesario puedes acudir también a un centro de fisioterapia para que te orienten al respecto, recuerda que “Es mejor prevenir la disfunción de suelo pélvico que tratarla” .

Y vosotras, ¿ qué hacéis para cuidar vuestro suelo pélvico?

María

2 Comments on Consejos sobre el suelo pélvico

  1. Abby
    3 Marzo, 2017 at 10:33 am (6 meses ago)

    Mi primer embarazo fue horrible ya que tuvieron que sacar a mi bebé con las forceps y en el primer trimestres del segundo embarazo me salio un prolapso y fui al ginecólogo y me dijo que desaparecería en el segundo trimestre pero que volvería a salir despues de tener al bebe y es lo que a pasado y no me quieren operar por que soy muy joven ya que la única solución es quirtarme todo osea matriz, ovarios etc.

  2. María
    3 Marzo, 2017 at 4:06 pm (6 meses ago)

    madre mía, Abby…losiento mucho..gracias por compartir tu historia conmigo!espero que se pueda solucionar de la mejor manera posible..un abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *