El afán por hacer planes diferentes con nuestros hijos me ha llevado a hacer cosas impensables del tipo excursiones al aire libre, circos, visionar casi exclusivamente películas de la factoría Disney y Pixar…pero, además, para una urbanita como yo tenía que pasar por el contacto con los animales. Esta era una asignatura pendiente.

Después de enseñarles con tanto celo los sonidos que hacen la vaquita, el cerdito, el caballito y las gallinas desde su más tierna edad, tocaba ya visitarlos en situ y ponerles cara y ojo. A mi marido le habían hablado unos pacientes muy bien de la granja de Can Turró, así que en seguida, monté un grupo de whatsapp para ir en grupo con algunos amigos nuestros con hijos (por aquello de que yendo todos juntos sería más ameno). La página web está muy bien hecha y lo explica todo con mucho detalle y vídeos y demases, así que en seguida hice nuestra reserva y…¡a la aventura!

Nada más llegar, nos juntamos varios grupos y nos explicaron el procedimiento a seguir para ser más eficaces en nuestra visita.

 
A continuación, nos dividimos en grupos más pequeños. Primero nos tocó ver los terneros y cómo los alimentaban con un macro biberón. Pongo foto para que veáis que no miento con lo de “macro” jeje
 
 
Creo que tanto niños como padres alucinamos por su tamaño. Lo más bonito para los niños fue podérles dar ellos mismos “el bibe a las vaquitas”.

 
Mientras tanto, nuestra guía nos iba explicando lo que comen a lo largo de su vida. Las cifras que nos daban eran alucinantes. Aquí os las adjunto porque mi memoria de pez no da para recordar tanto número, pero creo que merece la pena que lo conozcáis:
“Las vacas productivas comen entre 40 y 50 kilos cada una al día, es una mezcla de hierba fermentada, paja, alfalfa, cereales, sales y minerales; y beben entre 80 y 100 litros de agua diarios.
Las terneras recién nacidas los tres primeros dí­as beben el calostro de su propia madre. A parte de ser una leche muy rica en vitaminas y anticuerpos, tiene la propiedad de que al llegar al estómago del ternero, cuaja y así­ se puede aprovechar mejor los nutrientes de la leche. Al tercer dí­a la madre deja de hacer el calostro y ya hace leche que se podrá comercializar. El ternero, al haber hecho varias digestiones, ya tendrá jugo gástrico para cuajar el mismo la leche.

Los terneros toman exclusivamente leche el primer mes de vida, pasando a combinar con paja y cereales hasta que a los 4-5 meses se les desteta y ya solo comen paja y cereales. En la naturaleza la madre lo iría destetando más lentamente”.

Ea. ¿Qué os ha parecido? Pero es que las vacas son animales mucho más grandes de lo que uno se imagina leyendo tanto cuento de “En la granja de Pepito” y necesitan alimentarse, claro (este comentario suena muy de urbanita ignorante, lo sé!! jaja





 
En esta foto de aquí abajo, podéis ver con los aparatos que las ordeñan.

Tenéis que tener en cuenta que una a una sería imposible pues en esta granja, la leche que obtienen de sus vacas va nada menos que a Danone! así que la producción que necesitan es bastante elevada.
 

Aquí, el Mayor a punto de ser zambullido por este giganto contenedor de leche 😉 que cada día vacían los de Danone para así poder hacer esos yogures tan ricos.

Por ese motivo, en esta granja catalana se cuidan hasta los más pequeños detalles para con las vacas. Os quería enseñar una foto que me hizo mucha gracia y es de su “Spa vaquil” jajajaa.en el que se ve a una vaca encantada de la vida con su masajeador, pero no sé por qué no se me sube la foto, así si os habéis quedado con las ganas, no tenéis más que ir a visitar la granja vosotros mismos! jeje
 
Después les tocó el turno al resto de los animales de la granja : conejos, gallinas y ovejas. Los niños disfrutaron muchísimo con este “toca-toca” en vivo y directo. 

 
 El Mayor iba en solitario y descubrió aquí su vocación de “pastor”. La verdad que nunca sabemos cómo van a reaccionar los niños ante los animales hasta que lo probamos. A mí, por ejemplo, éste que es más introvertido y miedoso, me sorprendió acercándose mucho a los animales y en cambio, el Mediano que es todo lo contrario, se mostraba más miedoso. Cada niño es un mundo y hay que respetarlo.

Aquí abajo tenéis las gallinitas..

 
 Después de ver todos los animales, se puede elegir comer o bien al aire libre, si el tiempo lo permite (lo cual es una gozada ahí en medio de los infinitos campos de hierba) o si hace mal tiempo, en este comedor que tienen.
 
 
Este lugar resulta idóneo si se va con un grupo de amigos más grande y se quiere celebrar algo, como nos pasó a nosotros que, tras comer al aire libre, decidimos venir aquí a dentro a soplar las velas por el cumpleaños de El Mayor porque se había levantado mucho viento. Tenéis microondas y nevera.
Además, por cortesía de Danone se pueden probar algunos de sus yogures y petit suisses y demás. Vamos, que los niños estarán encantados y los adultos también.
 
 
También es importante señalar que tienen unos baños súper amplios, recién renovados (diría yo) y adaptados a niños con cambiador.
 
 
Existe la opción de contratar a una canguro para que les cuente cuentos y entretenga en la hora de la siesta y así los padres puedan “liberarse” un poquito. Tengo que confesar que estuvimos tentados a hacerlo, pero al final, nos quedamos todos juntos en familia por aquello de “the more, the merrier” . En esta sala de juegos tienen un espacio perfecto para jugar si el tiempo no acompaña. Son pequeños detalles, pero demuestra que está todo muy pensando para las familias con hijos y eso se agradece infinito.
 
 
Además, tuvieron un detalle con El Mayor que celebraba su cumple y le regalaron una taza que es de sus preferidas a día de hoy y con la que os váis a tener que quedar las ganas de ver porque tampoco se me adjunta la foto de marras ( yo y la tecnología..)
 
En definitiva, si queréis pasar un agradable día de granja con vuestros hijos, no dejéis de visitar esta pequeña granja tan familiar en Santa María de Palautordera, muy cerquita de Barcelona: Can Turró.

María

3 Comments on Visita a la granja de Can Turró

  1. Maria Bang
    27 Agosto, 2014 at 4:05 pm (3 años ago)

    Muy burna idea, esta me lo apunto! Thankssss

  2. Cristina Prieto
    27 Agosto, 2014 at 10:13 pm (3 años ago)

    La tetina de ese bibe es como mi pezón cuando mi hija me suelta jaaajaja

  3. Llegaste tú y mi mundo cambió
    27 Agosto, 2014 at 10:27 pm (3 años ago)

    Yo si eso ya acerco a Martín a Bcn y lo llevas tú…yoby el campo no somos amigos, o ya si eso que lo lleven con l'escoleta jejejeje
    Pero he de reconocer que está muy chulo!