El martes, tras el emotivo pase del documental “Doula: the ultimate birth companion” en el grupo de apoyo a la lactancia Mamimamo, una mamá quiso saber la opinión de las demás mamás sobre si alguna había tenido un parto en casa o estaría dispuesta a tenerlo. Unas lo habían hecho, otras hubieran querido, pero no pudieron por la opinión de sus maridos y otras ,quizás, no querrían. En cualquier caso, me gustaría saber la opinión de las lectoras de este blog para ayudar así a esta mamá que estaba interesada en el tema.

¿Has tenido un parto en casa? ¿lo recomendarías a otras mamás?
¿Estarías dispuesta a tenerlo?
¿Consideras que tu parto fue traumático? ¿por qué?
¿Qué aspectos de tu parto no te gustaron y cómo los cambiarías?

Yo, personalmente, he tenido mis dos partos en dos clínicas privadas distintas, aunque me hubiera gustado que el segundo hubiera sido en un centro más respetuosos con el bebé y la madre, pero no hubo suficiente tiempo para informarme del tema, aunque, por lo visto, se puede en el Taulí.

En cualquier caso, tras un primer parto por cesárea y un segundo embarazo a los seis meses de dar a luz, con una alta probabilidad de una segunda cesárea y una mínima posibilidad de que todo fuera mal (remota, pero ahí estaba ese 0.00 algo por ciento de que me desangrara y algo peor que no quiero recordar), lo más recomendable era un parto en un hospital.

Gracias a Dios, al final pude tener un parto vaginal, así que de cara a otro futuro parto sí que me gustaría plantearme en serio ciertos aspectos como que me dejaran dilatar más tiempo, sin prisas, con pelotas de estas gigantes que me encantan, una piscina de agua calentita y demás. También me gustaría evitar forceps y ventosas, pero dado que mis hijos tienen la fea costumbre de encajarse de mala manera, no sé si sería posible evitarlos.

Todavía queda un largo camino para que en España los “home-made partos” nos dejen de extrañar y parecer una locura, sobre todo después de saber del fallecimiento de Caroline Lovell al dar a luz a su segunda hija en su hogar; pero desde luego, sí que se deberían fomentar unas prácticas mucho más respetuosas con madres y niños en cualquier centro.

¡ Cuéntanos de tu parto! ¿ estás contenta de cómo fue o cambiarías alguna cosa?
Gracias por compartirlo con nosotras 🙂

María

5 Comments on ¿Un parto en casa?

  1. LUCIA
    28 Marzo, 2012 at 10:26 pm (5 años ago)

    Mi primer parto,cumplida de 8 días, fue inducido. Una barbaridad, ahora que conozco más el tema, recomiendo a todas las madres que hagan las preguntas adecuadas, ¿el bebé está bien? ¿el líquido amniótico está bien? ¿corremos algún riesgo esperando a que la naturaleza haga su trabajo?. Si las repuestas son dos SIs y un NO, por mi experiencia, yo esperaría.
    Mi primer parto acabó en cesárea de urgencia por sufrimiento fetal, traumático.
    Con un ingreso hospitalario al día siguiente de volver a casa por un dolor no identificado en el abdomen que fue desapareciendo sin saber de qué se trataba.
    Mi segundo parto, todo perfecto, de revista, dilatación sin dolor por epidural y en el último tramo rotura de útero. Parto vaginal con ventosa y posterior cirujía para intentar coser un útero destrozado e inservible para el futuro, claro.
    La inducción del primer parto provocó unas contracciones "de caballo" desde el minuto 1 hasta la rotura de la bolsa (perdón por el poco rigor médico pero fueron así), éstas produjeron una fisura en mi útero (dolor sin identificar y que llevó a mi reingreso) que no aguantó las contracciones del segundo y se rasgó.

    Acepto el parto en casa tomando todas las precauciones pero también aceptando todos los riesgos. Yo no lo tuve pero entiendo a quien quiere hacerlo así. Si los partos estuvieran menos medicalizados las mujeres no buscarían este tipo de opciones. En todo hay un término medio más cercano a nuestra propia naturaleza, eso sería lo deseable para quien así lo eligiera.
    Si aún hay tiempo yo me esforzaría por conseguir un hospital con protocolos médicos menos rígidos, seguro que hay formas de informarse y encontrar ese término medio.
    María, has sido tú la que ha pregunta eh?!! 😉

  2. LUCIA
    28 Marzo, 2012 at 10:35 pm (5 años ago)

    Ah, me olvidaba hablarte de mi segunda hija. La conocí a los dos días de nacer tras pasar una noche en la UVI yo y en la incubadora ella llena de tubos, tras una reanimación. Desconocían si habría habido daño cerebral. Afortunadamente todo fue bien. Pero tuvo unos 3 primeros años de vida tremendos, no durmió ni una sola noche entera, no sé si estará relacionado pero aún hoy con 8 años tiene miedos y manías que pudieran venir de ahí.
    De mi recuperación no te cuento nada.

  3. desmadreando
    29 Marzo, 2012 at 6:41 pm (5 años ago)

    Yo tengo una condición que me obliga a estar anticoagulada todo el embarazo lo que significa que no podría aunque quisiera parir en casa. La verdad nunca lo contemplé como opción pues soy muy miedica y para mi el hospital significa cierta seguridad. Obviamente me gustaría mayor privacidad, mayor atención y poder elegir ciertas cosas pero como la vida no es color de rosa me conformo con que yo y mis hijos estén bien.

  4. baby chloe
    29 Marzo, 2012 at 7:41 pm (5 años ago)

    Yo opino que para parir en casa ya estaban nuestras abuelas , las cosas han avanzado nos dejan coger a nuestros hijos puedes tener un acompañante en el paritorio las cosas estan muy avanzadas claro que no es la misma intimidad pero sin profesionales que para ellos son procesos naturales .ademas a cualquier complicacion estas atendida .Si que es cierto que en casa no te cortan ni usan centosas

  5. Con M de Madre
    31 Marzo, 2012 at 7:50 pm (5 años ago)

    Espero que toda esta información no asuste a las embarazadas. No es la intención de nadie, desde luego, pero hay partos fáciles y bonitos y otros que no lo son tanto. A mí se me podría haber rasgado también el útero, pero gracias a Dios, no me pasó. Se me ponen los pelos de punta al escuchar tu relato, Lucía. Lo siento mucho porque sé que,además, estas cosas no las olvidas nunca, por eso te agradezco especialmente que lo hayas compartido aquí con nosotras. Ojala estéis las dos bien (madre e hija segunda) a pesar de todos los pesares.