Hace unos meses os hablaba en otro post sobre talleres de estimulación temprana del lenguaje para niños de 0-3 años en Bcn. Pues bien, hoy os voy a explicar los mismos talleres, pero aplicados a niños de la siguiente etapa, es decir, de 3-7 años, lo cual comprende las edades de mis dos hijos mayores. Este taller está impartido también por la logopeda Diana Salcedo.
Es importante saber a qué edades aproximadamente se aprende a decir cada fonema tanto en castellano como en catalán. Nosotros, al vivir en Cataluña convivimos con este bilinguismo que favorece mucho a la adquisición del lenguaje ya que el niño aquí acaba hablando y entendiendo dos lenguas, pero aunque viváis en una comunidad autónoma que no sea bilingue, creo que podéis aprender mucho del tema.
Por ejemplo, no nos agobiemos si nuestro hijo no dice bien la”r” pues es de los fonemas que más tarda en pronunciarse correctamente.

Hay que tener en cuenta que el lenguaje y el juego siempre van unidos, como dice esta diapositiva.

Por este motivo, en los talleres de Diana trabajan niños y padres a través del juego. Este era nuestro kit que es de lo más divertido para un niño: con un cuento, un matasuegras, un burbujero, una bolita, un reloj de pulsera y una boca de mentirijilla.

Aquí podéis ver cómo mis mayores jugaban y se lo pasaban bien lamiendo un chupachup, haciendo burbujas, soplando un matasuegras y poniendo muecas, a la vez que practicaban ciertos fonemas y mejoraban la elasticidad de todos los músculos de la cara y especialmente, la cara y la mandíbula.
Esta prueba de a ver quién soplaba más fuerte una bolita, por ejemplo, es un ejercicio que les gustó mucho y aunque ellos no lo entendieran, les estaba ayudando a reforzar estos músculos, como os comentaba.

Seguro que nunca se os había ocurrido que los burbujeros o pompas de jabón que tanto tememos las madres por como nos manchan todo, son buenísimos para ellos. Eso sí, siempre en el jardín o exteriores 😉

Si tenéis cualquier tipo de duda acerca de cómo habla vuestro hijo, si su desarrollo es el adecuado para su edad, si pronuncia los fonemas que le toca, si tartamudea o lo que sea, no dudéis en consultarlo con la profesora de vuestro hijo y después, con un logopeda.¡ Hay tantas cosas que se pueden hacer desde pequeños para evitarse problemas en el futuro!

 A mí, personalmente, me preocupaba especialmente el tema del tartamudeo, así que le hice estas preguntas a Diana que tan gentilmente me ha respondido. Os las reproduzco a continuación porque son muy interesantes:

1)    ¿Cuándo crees que es necesario llevar el niño a un logopeda y por qué?
 Hay muchos motivos por las que un niño necesite valoración e intervención por parte de un logopeda. A continuación los enumerare: 
·         Si el niño no habla o habla muy poco en relación con otros niños de su edad.
·         Si el niño habla pero no se le entiende.
·    Si el niño presenta problemas a la hora de succionar (problemas al momento de la lactancia materna), masticar o deglutir algunos alimentos por su textura.
·         Si el niño tarda o presenta dificultades en aprender a leer y escribir.
·         Si el niño presenta pérdida de audición.
·         Si el niño presenta afonía frecuente.
·         Si el niño tartamudea.
·         Si el niño respira habitualmente por la boca.
·         Si el niño lleva tratamiento ortodoncia pero su mordida no mejora.
·         Si el niño tiene diagnosticado ya de base algún retraso en el desarrollo o algún síndrome o enfermedad que de alguna forma pueda afectar su desarrollo comunicativo.
Vale la pena siempre aclarar que una valoración logopédica a tiempo puede brindar las pautas necesarias a la familia para que ayuden al desarrollo adecuado del lenguaje de los niños y en caso de ser necesario una intervención logopédica oportuna.
 2)    ¿Cómo es el desarrollo del habla de niños bilingües? (caso de Cataluña) a qué edad diferencian ambas lenguas?
 Podemos definir el bilingüismo como la habilidad que tenemos para expresarnos en dos lenguas. En los niños esta habilidad está en proceso de adquisición al igual que muchos otros procesos cognitivos. Este proceso de adquisición puede estar influenciado por diferentes factores propios del contexto de cada niño como son: si en la familia se habla una o dos lenguas, el tiempo en el que el niño está expuesto a las dos lenguas, la edad de adquisición del bilingüismo, la forma en que el niño adquirió la segunda lengua (si fue en casa, en el colegio, etc.), si la persona que enseñan la segunda lengua es nativa o no, entre otros muchos factores que influyen.
Estos factores hacen que el proceso de adquisición de una segunda lengua difiera de un niño a otro, y hablar de una edad exacta en que un niño diferencie las lenguas a que está expuesto es difícil.   
 En Cataluña al igual que en otras ciudades de España y el mundo, el bilingüismo lo vivimos día a día y es una gran ventaja ya que muchos estudios demuestran que el uso de dos lenguas favorecen el desarrollo cognitivo.
3)    Qué signos de tartamudeo de un niño nos tienen que alarmar y cómo actuar en esos casos.
 Los signos de alarma más frecuentes ante una posible tartamudez son:
·         Repeticiones de sonidos o sílabas (¿p…p…p…p… puedo jugar?, ju…ju…ju…juguete)
·         Silencio tensos entre las palabras (¿por qué………………………no puedo?)
·         Más de dos repeticiones en palabras cortas (pero… pero… pero… pero quiero)
·         Alargamiento de un sonido con una duración de varios segundos (qqqqqqqqqqqqqqqqquiero ese coche)
·         Partir palabras (¿jue…gas conmigo?)
·         Tensión mientras se habla o algún tipo de esfuerzo por hacer salir las palabras
·         Movimientos asociados al habla en la cara o el cuerpo, de esfuerzo y tensión (por ejemplo: cerrar los ojos, hacer muecas, mover el cuello…)
 Es importante aclarar que no hablamos de “niños tartamudos”. La Asociación Española de la Tartamudez estima que el 5% de los niños tienen disfluencias entre los 2 y 5 años; y de este 5% el 80% de ellos remite, por esta razón no podemos ni debemos catalogarlos o colgarles un cartel, con la carga psicológica que esto implica.
También es común, escuchar a los papás comentar que han consultado al pediatra o algún otro referente importante y han recibido el mensaje de “no se preocupen, hay que esperar”.
Es muy importante recomendar a todos los padres realizar una consulta preventiva con un Logopeda especializado. Lo peor que podemos hacer es “esperar”, ya que cuanto más cerca del inicio del síntoma se intervenga, mejor será el resultado. El diagnóstico a tiempo es de suma importancia.
 Los talleres que imparto hablo de estos temas y más. En ellos resuelvo muchas dudas que tienen los padres sobre como los niños aprenden a hablar y cuando se deben preocupar o no. Es común escuchar decir a los padres que el pediatra u otro profesional les dijo que no se preocupen que un niño que no habla, ya hablara en algún momento.
Como Logopeda les puedo decir que un niño que no habla o habla menos en referencia a otros niños de su edad debe recibir una valoración oportuna por un logopeda, que es el profesional sanitario formado en esta área. Como Logopeda y miembro activo de la vocalía de Salud del Col-legi de Logopedes de Catalunya me siento en la obligación de dar más difusión a mi profesión y creo que con los talleres aporto mi granito de arena a esta causa. 

Espero que todas estas respuestas os hayan ayudado, mamis. ¿ Os queda alguna duda en cuanto a cómo hablan vuestros hijos? ¿sospecháis que vuestro hijo tartamudea y eso os preocupa?

María

Comments are closed.