Hola amigas, ¿qué tal van las Navidades? en estos días, uno tiene que ponerse a pensar en planes para toda la familia lo más amenos posibles para intentar que se diviertan y, por qué no decir la verdad, divertirnos también nosotros un poco, que todavía quedan muchos días para empezar el cole.
Una buena opción para este finde en BCN es la feria de la infancia con su salón de la infancia que es algo que para los barceloneses será de lo más normal, pero para una madrileña como yo, ha sido todo un descubrimiento. De hecho, aunque ya llevo aquí 10 años, hasta ahora, ni me había enterado de que existía. Supongo que porque antes no tenía hijos o eran demasiado pequeños. En fin, este año no me lo he querido perder, así que aquí va mi crónica para que os animéis a ir con vuestros peques en la próxima edición:
Este año la feria tenía tres pabellones repletos de actividades. En una tarde sólo nos dio tiempo a ir a algunas cosas de los pabellones 1 y 2, pero teniendo en cuenta que teníamos 4 horas para disfrutar a tope, una embarazada de 7 meses y 3 niños menores de 5 años, creo que tampoco está mal el aprovechamiento que hicimos en familia. 
El pabellón uno tenía desde espacios para pintar para los más peques, posibilidad de subirse a coches o moto de la Guardia Civil, un circo de Lidl con un sinfín de actividades como una pasarela de modelos (para la muestra, un botón) o stands de marcas que promocionaban buenos hábitos como el de Signal que promovía que los niños se cepillaran los dientes.

En el pabellón 2 se podían practicar deportes de todo tipo y cuando digo todo tipo, lo digo en serio. Mis hijos probaron tenis y golf (¡hasta La Menor lo intentó!), pero para niños mayores había tiro con arco, escopetas (el padre de las fieras se quedó con las ganas de ir) coches de choque (que casi cuenta como deporte) y otras muchas más que no me acuerdo.

Muchas empresas de la Generalitat intentaban promover buenos hábitos como tomar más frutas y verduras, hacer ejercicio, reciclar, cómo usar bien internet, cómo proteger nuestros datos o cómo reciclar, como podéis ver en el stand  de Apilo de la foto de arriba a la izquierda. Los niños tenían que aprender una graciosa contraseña para poder salir del stand tras el circuito (yo reciclo pilas). 
Desde el Ministerio de Defensa tenían un circuito de lo más chulo del que mis hijos se quedaron prendados, pero con la cola que había, con ir una vez, ¡ya teníamos bastante los padres! sobre todo una servidora que andaba ya agotada de estar tanto de pie y aunque me iba sentando en todos los asientos posibles que veía, el cargar con los abrigos de todos y el bolso, me agotaba ;p 
La larga cola mereció la pena pues estaba súper currado el circuito. Les pintaban primero la cara con unas banderitas de España, después les ponían cascos y unas mochilas que pesaban casi más que ellos y, a continuación, tenían que superar una serie de pruebas siempre con la ayuda de un militar de lo más atento. Reptaron, saltaron, corrieron..hicieron de todo y salieron rojos y pletóricos de la emoción.  Al final del todo, les hacían una foto y se la entregaban en un diploma. Me parece una forma muy bonita y práctica de acercar el ejército a la juventud.
La otra actividad que les encantó fue otra que requirió bastante cola también: subirse a un coche patrulla de la policía. Los niños se sentían “Patrulla canina” total y a los que les dejaban el megáfono así lo hacían constar: ¡ Patrulla canina al rescate! ¡wolf, wolf! ¡Feliz Navidad! Los dos mayores subieron a un camión con su padre y yo, que no tenía pensando subir, la verdad, de repente me ví con la Menor de copiloto en otro camión de policía con la sirena a toda pastilla. Cosas que hace una por amor a los hijos..¡ qué miedito pasé! 

Los niños podían disfrutar tanto de actividades más manuales como estos encajes de madera en el stand de Lidl o de cosas de juegos de ordenador como esta de aquí abajo. Yo estaba deleitada con el stand del supermercado alemán que estaba preparado con todo detalle con zonas para contar cuentos, zonas para manualidades, zona de pasarela de modelos, zona de juegos de madera…hasta tenían un elefante cargado de regalos junto con una zancuda que hicieron un paseíllo por el pabellón 1 a modo de cabalgata. Y mientras, una servidora, que se sentaba hasta en el suelo si hacía falta porque no podía más con mi tripón.

Os quiero enseñar también muchas actividades con por falta de tiempo o edad no pudimos hacer como jugar en este césped artificial, o este circuito de juegos, o las piraguas que parecían chulísimas o el laberinto de KH7.

Nosotros nos llevamos una tarde en familia muy diferente y divertida, aprendiendo buenos hábitos y disfrutando mucho. Os lo recomiendo sobre todo si tenéis niños más mayorcitos para poder aprovecharlo al máximo. Al acabar, siempre podéis ver el espectáculo de las fuentes iluminadas de Montjuic que es una preciosidad.

¿habéis estado alguna vez en el mítico salón de la infancia?, ¿ cuál era vuestra actividad preferida?

María

4 Comments on Salón de la infancia en BCN

  1. Mamistars blog
    4 Enero, 2016 at 6:49 am (2 años ago)

    Nosotros no hemos ido, me daba "cosilla" que estuviera masificado… Después de ver tu post me ha sabido mal todo lo que nos hemos perdido! El año que viene no nos lo perdemos!!!!

  2. Mamá en Bulgaria
    4 Enero, 2016 at 9:42 am (2 años ago)

    Cómo ha cambiado la pequeña! Cuando nació tenía el pelo muy oscuro, ahora es muy rubia! 🙂

  3. Con M de Madre
    4 Enero, 2016 at 4:50 pm (2 años ago)

    Qué va,hombre!a ver,gente hay y colas hay q hacer,xo tampoco es como xa dejar de ir xq no es agobiante en ese sentido,de verdad.La próxima,ya sabes!;)

  4. Con M de Madre
    4 Enero, 2016 at 4:51 pm (2 años ago)

    Si,hija,ha cambiado muchísimo..ahora es castaña cobriza,según la peluquera!:P