El haber trabajado en varias ONG’s me hace estar más sensible con estos temas,lo reconozco. Os cuento esto antes de nada para que entendáis por qué me llamó la atención el programa de la fundación Vicente Ferrer para ayudar a las mujeres indias a emprender a través de “De mujer a mujer”. Os digo sinceramente que de no haber sido por mis viajes a países dónde he visto mucha pobreza como México o China y haber visto cosas que nunca olvidaré, quizás sería una europea más egoísta (de hecho todavía lo soy) preocupada exclusivamente por su micro-mundo.

La fundación Vicente Ferrer es una ONG de desarrollo comprometida con el proceso de transformación de una de las zonas más pobres y necesitadas de la India, sobre todo en comunidades con riesgos de exclusión.

Cuando me avisaron de que había un evento en Barcelona para hablar de este interesante proyecto, no me lo pensé dos veces. Además, ahora que estoy preparando junto con otras 3 amigas un proyecto precisamente para madres emprendedoras llamado Mompreneur, me siento especialmente sensible con este tema.

Para ello, fui a la preciosa y diferente clínica dental The Practice regentada por Mariana, una odontóloga que viajó hace unos años a la India con la fundación Vicente Ferrer y cedió amablemente su local para que se celebrara el evento. Permitidme que os hablé brevemente de su centro. Esta clínica que desde fuera parece todo menos lo que es ( en el buen sentido pues podría ser un restaurante de moda, una tienda de ropa o una cafetería muy acogedora), es realmente un dentista, pero realmente es más que eso: es un nuevo concepto de clínica dental en el centro de Barcelona.

The Practice usa las últimas tecnologías en un ambiente acogedor y de diseño a precios competitivos. Y así es: tú estás ahí sentado y te sientes como si estuvieras en el salón de tu casa. El equipo está formado por 8 personas, 6 de ellas odontólogas con larga experiencia profesional que pueden atender a pacientes en castellano, catalán,  euskera, inglés y francés.

Todo eso unido a este merienda tan bonita que nos prepararon con esta red velvet tan impresionante de Giulietta café y, además, sin azúcar (que no queremos caries, nooo) , hizo que pasáramos una tarde de lo más agradable charlando y aprendiendo sobre la realidad de las mujeres en otros países menos favorecidos que el nuestro.

Aquí tenéis a Mariana que, además, de llevar la clínica, es mamá de dos niños  muy pequeños y que acaba de destetar a la peque hace tan sólo días, lo cual tiene más mérito todavía. ¡ No sé cómo lo hace! El haber vivido en el extranjero se le nota, por eso cuando volvió de Inglaterra quiso crear un concepto nuevo de dentista que no fuera algo feo, tétrico, aburrido y así creó un negocio que es todo lo contrario: bonito, alegre, que apetece ir aunque ni lo necesites siquiera.

Yo me llevé a toda mi tribu evidentemente y, aunque fue pelín estresante por mucho que todas pensaran que tenía todo bajo control y estaba muy relajada, mereció la pena porque, además de pasárselo bien, pudieron ver un vídeo hablando del proyecto de mujeres de la India. Quiero que mis hijos sean ciudadanos conscientes del mundo en el que viven que va más allá de su casa y su colegio.

Ellos, encantados con las instalaciones que les parecieron de lo más divertidas, prueba irrefutable de que ese dentista no da miedo, sino todo lo contrario.

Estaba todo tan nuevo, tan limpio, tan bonito que hasta los propios instrumentos inspiraron a Sara Frost, la fotógrafa del evento a la cual quiero agradecer por las fotos que hizo.

 

Fue un gusto compartir una tarde con Laura de Diario de una madre ingeniera ,Ana de My mami generation y Patricia Carrasco, tres grandes mamis a las que nos unía una buena causa.

Me gustó también conocer a Sandra Pedraz del departamento de comunicación de la fundación Vicente Ferrer. Se nota mucho cuando conoces a alguien que ha estado en los países de los que se habla y es un gusto compartir experiencias con estas personas que ha estado en otros países del Tercer Mundo. Sus palabras me recordaron a la misma conclusión que yo saqué tras estar un mes en Puebla (México): somos unas afortunadas, no sabemos lo que tenemos. Debemos hacer algo por cambiar nuestro mundo.

Yo, ahora mismo, como madre de cuatro niños pequeños no me veo viajando a la India para ayudar a otras mujeres, pero en cambio, lo que sí que puedo hacer es contribuir con mi pequeño granito de arena con esta entrada explicándoos que si queréis beneficiar a emprendedoras indias, podéis ayudarlas con tan sólo 9 euros mensuales. Así podréis contribuir a mejorar su situación.A través del programa “De mujer a mujer” se está logrando que cada una de las mujeres de las comunidades y castas más desfavorecidas de Anantapur logre tener una oportunidad real de salir adelante.

Es importante recordar que las mujeres son los principales motores principales de esta fundación ya que una vez empoderadas, actúan como multiplicadoras: apoyan ellas mismas a otras mujeres y aportan más estabilidad a la economía de sus familias incrementando la prosperidad de las comunidades en las que habitan.

Si las apadrinas, recibirás una carta y foto de la mujer a la que ayudes y podrás ir siguiendo sus progresos. Una sencilla manera de dejar huella en la sociedad de Andhra Pradesh. Para más información puedes llamar al  teléfono gratuito 900.111.300. Es fácil ayudar..está en nuestras manos. Pensémoslo mientras estamos empachados aquí nosotros de tanto comer estos días.. ¡Feliz Navidad!

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *