¡Hola de nuevo! ¿Qué tal han ido estos días de vacaciones de Semana Santa? hoy os traigo un post de belleza para volver con muchas ganas de cuidarnos a nosotras, las mamás porque de vez en cuando toca, ¿verdad?

Ya sabéis lo mucho que me gustan a mí las cremas, por eso, os quiero contar mi experiencia usando estos productos de una casa muy conocida fuera de España, pero que para mí hasta ahora era una gran desconocida: Nu Skin.

Es una firma …..

La primera crema suya que he probado y la mejor, sin duda, es este body butter o mantequilla corporal de Baobab. Yo voy siempre en busca del anti-estrías perfecto (ya lo sabéis, para disminuir los estragos que los cuatro embarazos han hecho sobre mí) y, aunque éste no es un producto especificamente para este uso, lo cierto es que yo lo he usado sobre la tripa que es la zona dónde tengo más  estrías y de grosor más ancho y estoy bastante contenta. Es decir, parto de la base de que no espero ningún milagro porque las estrías no dejan de ser piel rota y sin pasar por el láser, no se puede esperar que desaparezcan, tan sólo que pasen de morado a rosa y de rosa a blanco hasta quedarse nacaradas y más delgaditas.

Esta crema de la línea Epoch que viene un tarro de 125 g que yo encuentro muy cómodo, no huele a nada y es muy untuosa al aplicar. A ver, es lo que tienen este  tipo de cremas. A mí me encanta que tengan esta textura espesa, pero quizás a no todas os gusta.

Lleva manteca de karité hidratante y baobab que para las que no lo sepáis como yo hasta hace 2 días es el fruto del árbol africano (también se puede comer en polvo).La combinación de estos dos productos etnobotánicos hacen que se te quede la piel súper tersa y suave por sus antioxidantes tan beneficios. Está especialmente indicada para pliegues como codos, rodillas y tobillos que suelen estar más secos, pero en realidad, la puedes usar para lo que quieras. Yo ya véis que todo cuánto cae en mis manos, me lo aplico a las estrías, por si acaso.

Además, por cada tarro vendido de este producto, 0,25 céntimos irán destinados a la Nu Skin force for  Good Foundation para el proyecto Malawi Seeds of Hope (semillas de la esperanza).

Vale, quería proponeros productos sólo para nosotras, pero luego me topo con este gel  champú de esta misma línea Epoch especialmente para niños y no puedo evitarlo porque me conquistó por su textura espumosa tan diferente a todo lo que había visto nunca y por su agradable olor a hibiscus (primera vez que oigo hablar de este ingrediente natural). En realidad, hace años que los padres de los pueblos indígenas en el sudeste asiático y centro América  usan este ingrediente para limpiar a sus hijos para hidratar y mantener un cuero cabelludo sano a la vez que limpia la piel y el pelo.

Ahora vuelvo a otro producto para nosotras o vuestros maridos, ¿ por qué no? que es otro de los productos estrellas de la línea Epoch de Nu Skin: el famoso Glacial Marine Mud que quizás me habéis visto probar en mi stories en Instagram.

Es una mascarilla de barro revitalizadora con elementos botánicos marinos que retira la suciedad e impurezas de la piel. Hay que aplicarlo sobre la cara mojada y dejarlo actuar una media hora, tras la cual hay que retirarla con un paño húmedo.La verdad es que te deja la piel súper fresca y suavecita como el culito de un bebé.

Una vez más, la he probado sobre la zona del abdomen dónde campan todas mis estrías a sus anchas a modo peeling y me ha funcionado bien, la verdad. Hay gente que se la deja toda la noche tras envolverse con film transparente, pero yo colecho con un bebé al que amamanto y no veía el plan muy claro y todas las sábanas y el niño negro de barro después 😉

Aunque es apropiado para todos los tipos de piel, si estáis con brote acneico como yo, quizás prefiráis esperar a que se os pase un poco antes de hacer un peeling con este producto.

Por último, os quería hablar de esta mascarilla capilar Renu Hair Mask que es una auténtica pasada. Hace un año que me hice unas californianas en un arranque inaudito de valor y al poco descubrí que las puntas se me iban quedando súper secas y pobres y me dio muchísima rabia porque nunca me había pasado eso y siempre había tenido el pelo muy sedoso. Entonces descubrí que el llevar el pelo teñido, aunque sólo fueran las puntas, requiere un cuidado diferente y extra al que yo estaba habituada.

Hablando con amigas, Josie, una mamá del cole, me habló de esta mascarilla para el pelo y, desesperada como estaba, decidí probarlo y ¡ vaya si me funcionó! En apariencia es una mascarilla más de pelo, densa, blanca y con un olor agradable que hay que dejar un buen rato en el pelo mojado tras lavarlo,  5 o 10 minutos, aunque yo si puedo lo dejo 30 minutos. Luego ves los resultados y es increíble, muchísimo mejor que cualquier otro producto similar que yo había probado. Mi larga melena ha ido recobrando brillo y fuerza en las puntas mechadas desde el primer uso, así que estoy encantada porque estaba tan preocupada por su aspecto seco “tipo escoba” que llegué a plantearme seriamente cortarme mucho el pelo.

Todo esto es posible gracias a la presencia de CS7, un innovador agente suavizante de la cutícula que actúa como aglutinante sellando las puntas abiertas y las roturas dejando el pelo suave, brillante y manejable hasta una semana. ¡ Palabrita que es así!

Aunque es un frasco relativamente pequeño (300 gr), lo cierto es que yo usaba una pequeña cantidad pues era sólo para las puntas y me ha durado unos dos meses. El precio es elevado (33 euro), no voy a engañaros, pero para mí, merece la pena el resultado.

¿Qué os han parecido estos cuatro productos? Si queréis alguno, no tenéis más que comentármelo por privado en un mail y os los puedo conseguir.

Si tenéis algún truquito más para mejorar unas puntas con mechas, estaré encantada de leeros. ¡Gracias!

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *