Como ya habéis podido ir viendo en mis stories en Instagram, mis hijos han estado yendo la última semana de julio al summer camp del Happy Milk de la calle Caspe de Barcelona, tal y como os adelantaba en este post. La experiencia ha sido súper positiva y os voy a contar por qué:

  1. A pesar de ser un campamento en la ciudad, salían cada día fuera a un parque diferente en bus, lo cual se convertía en toda una excursión para ellos.
  2. Han estado súper bien ciudados por un montón de monitoras formadas que se veían perfectamente organizadas a la legua. En cuanto entrabas a recogerlos, como el local es tan grande, Oli avisaba por walkie talkie a su monitora y así ellos salían de las clases. Me pareció una idea buenísima.
  3. Se han refrescado con estos polos tan ricos y otros muchos más juegos acuáticos, así que cuando venía la ropa mojada a casa, yo sabía que eso era una buena señal, pues se lo habían pasado bien.

4) Han aprendido a cocinar y hacer cosas nuevas como decorar cupcakes con su monitora Laura que no les quitaba ojo.

5) Cada día hacían una manualidad con la que trabajaban la psicomotricidad fina como estas capas con gomets y diferentes gomas evas con purpurina, un móvil de un dinosaurio, una acuarela de una mariposa…etc

6) Han hecho nuevos amigos de los que les ha dado mucha pena despedirse. La Menor me decía que si iban a volver ahí siempre… me la como..

7) Y súper importante para mí: no ha habido ningún problema en tener un hijo alérgico a la hora de la comida y han llevado muy bien la ya comenzada “operación pañal” del Cuarto, cosa que me tenía un poco nerviosa pues allá le mandé yo el lunes con una mochila con mil pantalones y calzoncillos de muda, just in case. ¿Os podéis creer que no se le escapó ni un pipí en una semana? Eso muestra lo pendientes que están las profes de llevarles al baño cada ratito y lo a gusto que él se sintió aún siendo un sitio completamente nuevo para él. Estas dos cosas me han dado mucha tranquilidad, por lo que yo os lo recomiendo fervientemente para vuestros hijos porque todavía queda mucho verano por delante, ¿verdad, mamis?

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *