Muchas veces cuándo nos juntamos con otros matrimonios con bastantes hijos, digamos, pensamos en lo bien que estaría que existiera un lugar dónde ellos se lo pudieran pasar bien sin “molestar” a los adultos a la vez que nosotros estuviéramos disfrutando tranquilamente de una comida o cena sin interrupciones. Entonces descubrí Mi mundo family place, un lugar de ocio familiar en Madrid perfecto.

En este enorme local situado al sur de Madrid, en Móstoles, tienes 1.800 metros cuadrados para que toda la familia pueda disfrutar ( ¡ y no sólo niños!). Mientras los niños mayores juegan en sus enormes toboganes y los bebés, en una zona especial para ellos, los padres puedan disfrutar tranquilamente de una comida, bebida o cena mientras charlan sin escuchar a sus hijos pues los cristales están insonorizados y, aunque les puedes ver para su mayor seguridad, no les oyes. Y eso no tiene precio, os lo digo yo, madre de cinco que no salimos prácticamente nunca a comer fuera por el lío que supone salir los 7 a un restaurante convencional dónde se nos mira mal.

Creo que nunca había visto un espacio indoors de toboganes tan grande y eso que pretenden ampliarlo todavía más próximamente. De hecho, no sólo se usa para niños, sino que también se puede usar para actividades de adultos como team building o scape room tan frecuentes hoy en día.

Los niños se lo pasan tan bien en sus instalaciones que no quieren salir de ahí y no me extraña, a mí también me hubiera encantado de pequeña que es cuándo empezaban los parques de piscinas de bolas que para mí siempre fueron prohibitivos.

Lo que más me sorprendió gratamente de Mi Mundo fue la calidad de la comida de su restaurante que nos dejó boqueabiertos. Sergio, su director, me informó luego que en cocina tenía a un gran chef adecuando recetas de adultos de gran nivel a los niños. Así no sólo tenían estos manteles cuyo mensaje me hizo reír mucho , sino que realmente disfrutamos de un menú de mediodía de comida casera tanto para nosotros como los peques. La verdad es que voló todo y no pude apenas fotografiar la comida, pero hasta los fingers de pollo de los niños estaban de muerte.

Allí todas las edades de los niños están cubiertas con su parque de bolas correspondiente. Existe éste, por ejemplo, que es para niños más pequeños y que, al igual que el otro, está supervisado por una persona, aunque una vez más, al ser los cristales transparentes tú les puedes ver, pero no oír.

Pero no sólo hay una piscina de bolas para cada edad con toboganes, sino que también hay otras salas adyacentes que ofrecen un sinfín de posibilidades como este camerino con disfraces que me pareció súper chulo y original.

También hay dos salas polivalentes: una para hacer psicomotricidad gruesa o celebrar cumpleaños u otro tipo de celebraciones como baby showers, por ejemplo. La segunda está libre y tiene un proyector para poner pelis con colchonetas en el suelo para que los niños descansen un rato en la hora de la siesta en los campamentos de verano que organizan.

Para los cumpleaños tienen estas simpáticas bandejas dónde ponen un bocadillito a los niños, una bebida y otras cosas.

En la parte exterior tienen una amplia terraza muy agradable sobre todo de cara al buen tiempo desde dónde se pueden seguir los partidos de fútbol, por ejemplo.

Esta zona de chill out tiene súper buena pinta y , además, tienen barbacoa también. ¿ Estáis ya visualizando el plan, no? rica carne a la brasa, mojito y niños cuidados mientras. ¿ A qué esperáis a ir?

Como os decía antes, tienen campamentos de verano (disponen de una pequeña piscina exterior), pero también especiales de Navidad y otras épocas del año, así que estad atentos porque os pueden solucionar la papeleta.

¿Conocíais este lugar de ocio familiar tan completo en Madrid? Yo sólo deseo que me monten uno igual en Barcelona..ahí lo dejo..;)

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *