Ya sabéis lo mucho que me gusta cuidarme, mamis . A muchas os sorprende que logre hacerlo aún con cinco hijos. Pues bien, os diré que hubo años en los que no quería ni cuidaba nada. Pensé que la maternidad conllevaba el verme gorda y fea, pero tras mi cuarto embarazo (más vale tarde que nunca), descubrí que debía cuidarme y verme bien para así estar yo contenta y transmitir esa felicidad hacia fuera en mi familia.

Hace poco ví que abrieron en Sant Cugat un centro de Depilgo, muy conocidos en Barcelona por su depilación láser. Llevo muchos años queriéndomela hacer, pero mis embarazos y lactancias prolongadas en el tiempo me lo han impedido. Sin embargo, eso no quita para que pueda hacer un sinfín de tratamientos faciales y corporales como los que voy a contaros a continuación.

Año nuevo, propósitos nuevos: ¡ cuidarme!

Quizás ya sabéis que me encanta el chocolate, por lo que un masaje con cobertura de chocolate era algo muy apetecible que no me había hecho nunca. No sabía si aguantaría sin comérmelo (jeje), pero aunque olía ciertamente bien, lo logré. En realidad, el olor es muy poderoso porque ya te genera endorfinas de las buenas que me pusieron de buen humor, os lo puedo asegurar. Es por eso que está recomendado para las depresiones, la celulitis, las estrías y la opacidad en la piel, así que a mí me vino genial a los dos meses de dar a luz. Es un tratamiento nutritivo, hidratante, antioxidante, anti-celulítico que aporta calcio, potasio y magnesio.

El personal del centro es de lo más profesional y agradable, así que disfruté mucho dejándome mimar por una mañana mientras mi bebé estaba con su padre la mar de bien.

Aproveché también para hacerme un tratamiento que está muy de moda entre las famosas y es el “carbon peel” con láser para hacer una limpieza en profundidad del cutis, abrir los poros y dar luminosidad a la cara pues notaba que la tenía muy seca y apagada últimamente.

El procedimiento es el siguiente: primero te aplican la mascarilla de carbón en la cara con un pincel y en los ojos te colocan unas gafas con unos algodones debajo para asegurarse de que el láser no te da en los mismos. A continuación, una vez está seca la misma, la esteticien pasa a la parte “divertida” equipada con sus gafas y te va haciendo pequeñas descargas por toda la cara mientras vas oliendo un poco a quemado (a San Juan, como ella decía cariñosamente).

Cuando aplican la mascarilla pica o arde un poco, es normal. Lo bueno del personal de este centro es que te va explicando en todo momento lo que te van a hacer y cómo te vas a sentir porque de lo contrario, quizás te sorprenderías un poco si empiezas a oler a chamusquina en tu cara.

Así es cómo queda tu cara “chamuscada” tras el láser

Después te retiran el producto poco a poco y te hidratan la cara con un sérum. De inmediato notarás cómo la piel se te ha quedado como el culito de un bebé y eso es una gozada. Este tratamiento se puede repetir con cierta periodicidad para ver mayores resultados en el rostro.

Piel radiante tras el carbon peel

Otro día me hice una sesión de láser lipolítico que también es algo muy novedoso que viene a ser la alternativa a la liposucción en versión low cost y menos agresiva. Algo que cualquier mujer querría hacer tras parir para reducir volumen perdiendo líquido retenido. Evidentemente tiene que hacerse con una cierta periodicidad (se pueden hacer hasta dos sesiones semanales ) y acompañarlo de una dieta equilibrada abundante en líquidos y ejercicio. Lo ideal es comprarse un bono de 8 sesiones que sale más económico que cogerse sesiones sueltas.

Aquí, la máquina que hace este tipo de láser

Es un método apenas invasivo, indoloro y rápido de aplicar. Tan sólo hace falta aplicar las dos plaquitas de la derecha en las ingles dónde están situados unos de los ganglios linfáticos para abrirlos durante unos diez minutos y después poner durante otros veinte, el resto de placas en las zonas a tratar que una quiera reducir, en mi caso, vientre y cartucheras.

Lo bueno de este tratamiento es que, además, es compatible con la lactancia materna porque no tiene contraindicaciones. Tras la sesión, notarás que ese día vas mucho al baño , aunque hay que beber más agua de lo habitual también para ayudar a expulsar todas las toxinas a través de la orina.

Al acabar, te aplican una crema anti-celulítica por las zonas tratadas con un masajito para acabar de recolocar todo en su sitio ;p

Antes muerta que sencilla, oye

Además de estos servicios de los que os he hablado, deciros que hacen muchos otros de belleza como pestañas postizas que estoy deseando probar o microblading para cejas y micropigmentación para estrías, por ejemplo, algo muy interesante tras parir.

Si váis este mes de enero con el código MMG tendréis un 15% en todos los faciales y corporales.

Y tú, ¿cómo te cuidas tras dar a luz?

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *