¿Cuántas veces se quejan los españoles de que su nivel de inglés es bajo? ¿de qué las metodologías que se usan aquí no sirven al final ni para aprender vocabulario y gramática? ¿ Por qué no hacer que los niños aprendan jugando? Esta es la filosofía de Debora Ribosa, la dueña de la academia infantil de inglés Magic Mirror.
Hace unas semanas fuimos a esta nuevo centro lúdico de inglés que han inaugurado en la zona de Sarrià de Barcelona que nos dejó a todos cautivados.

Desde que uno entra en este recinto de más 200 metros cuadrados con cuatro ambientes diferentes, se da cuenta que está pensado por y para los niños y eso es algo que se agradece y disfruta enooormemente.

Sus alegres vinilos llaman la atención de los niños y les invitan a entrar en cada zona. Así ellos pueden leer perfectamente dónde están los vestuarios, los baños..etc Mi Mayor que ya ha empezado a leer andaba como loco descifrando lo que ponía.

Nada más ver este impresionante castillo hinchable de bolas mis hijos se lanzaron como locos y si fuera por ellos, ¡ todavía seguiríamos allí ! La peque todavía no había estado en uno y no cabía en sí de gozo. Me decía: “mamá, pelotas, pelotas” con una cara de felicidad mientras se zambullía en la piscina.

Mientras ellos jugaban, yo podía estar tranquilamente sentada en esta zona de cafetería observándoles. Pocas veces una madre puede estar tan relajada, de verdad os lo digo. Yo me sentía en el paraíso pues ellos estaban tan contentos que ni me molestaban lo más mínimo.

 Lo dicho..ellos felices..como si no hubiera niños..y esto es sólo el principio porque todavía no habían empezado las extraescolares..

Por fin llegó la hora que tanto estaban esperando: la hora “de dar patadas” como decían ellos, o la de mugendo. Con su profesor Alex aprendieron a saludar y mostrar respeto al entrar.

Los chicos nunca habían hecho ningún arte marcial, así que estaban emocionados a la par que asustados jeje

Mientras tanto, La Menor y yo esperábamos a que comenzara su clase de baby bongo jugando con unos encajes y disfrutando de un ríquisimo bundt cake de chocolate.

Los talleres que hay en este centro de aprendizaje de inglés son reducidos, lo cual es perfecto para asegurarnos que a todos los niños se les presta suficiente atención. ¡ Todo un lujo! Así, La Menor fue poco a poco soltándose, aunque al principio miraba a su profe, Stephen, con recelo, pero pronto se animó con todos los instrumentos de percusión que habían y no quería soltar las maracas.

Esta modalidad de hacer música en inglés, desconocida para mí hasta ahora, me parece muy buena forma de que se vayan familiarizando con un idioma extranjero desde pequeños, pero a la vez aprendiendo algo más, como en este caso, los instrumentos musicales. Tienen esta modalidad que es para niños más pequeños (una de 0-2 años y otra, de 2-5 años) y otra, big bongo, para niños mayores (6-10 años). Los padres acompañan a los más peques en el primer caso porque a veces son demasiado pequeños y su apoyo siempre da seguridad y eso les permite concentrarse más y poder disfrutar, sobre todo, que es de lo que se trata con estos talleres.

Además, tienen otras muuuchas actividades tanto de mañana como de tardes. Por ejemplo, a primera hora podéis encontrar. manualidades, musicoterapia prenatal, scrapbook, personal trainer, gimnasia gestacional, book club,GAH (gimnasia abdominal hipopresiva) de la que ya os hablado alguna vez en mi blog . Por las tardes hay zumba kids, music theater, arts &crafts y hasta sesiones de coaching una vez al mes impartidas por Sònia Ferrer. ¡ Lo tienen todo!
Mañana mismo, martes 17 de noviembre, impartirá una sesión que se llamará “Mi vida fuera de mí” de 11 a 12h.

Otro aspecto que para mí es fundamental es que cuando vas a sitios con niños, éstos tienen que ser súper kids friendly y este centro le doy un 10 en ello. Sus baños eran monísimos. Todo muy bien adaptado para ellos: cambiador, orinal (para el gozo de La Menor), taburete para subir a lavarse las manos. Está todo pensado al detalle.

¡Vamos, que era como estar en casa realmente!

De verdad que no os miento al decirlos que pocas veces veo a mis tres hijos a la vez tan felices. Estaban encantados. Lo recomiendo para mamis embarazadas como yo y con niños hasta los 10 años aproximadamente.

Todo el material del centro está en inglés, cosa que como antigua profe de inglés, me encanta. Cuando la Menor vio a su querida Peppa Pig no pudo contener la emoción y tuvimos que leer toodos sus cuentos.

Con estos rincones con estos vinilos y todos estos detalles, ¿cómo no volver aquí? Pocas tardes las he pasado más tranquila y ellos, disfrutando y aprendiendo (sin darse cuenta) tanto.

Si vais, no os olvidéis de traeros calcetines y ropa cómoda. En su caso, con el uniforme ya cumplían los requisitos. Y si queréis, traeros una amiga para merendar o desayunar porque estaréis allí la mar de a gusto.

Así que, no me queda más que deciros que un besito y adióooos , como dice en este precioso vinilo pirata.

¿Vosotras cómo lo hacéis para que vuestros hijos aprendan una lengua extranjera? 

María

2 Comments on Magic mirror: un centro lúdico en inglés

  1. Nuria Mama Unicornio
    16 Noviembre, 2015 at 10:16 pm (2 años ago)

    Me encanta! A mi tambien me gustaria que mi hijo aprendiera desde pequeño, es mas facil se integra mejor.. Es una pena que en españa no se sepan enseñar los idiomas desde bien pequeños.

    Nuria, mama unicornio

  2. Con M de Madre
    17 Noviembre, 2015 at 7:26 am (2 años ago)

    Desde luego.Yo tuve la suerte de poder estudiar unos años en el extranjero y así pude aprender ingles bien,xo no todo el mundo puede hacer eso.En España solo se enseña gramática y no se aprende nada realmente,una pena..gracias x comentar!