“Hay que respetar el sueño”, nos susurraba siempre mi madre mientras cerraba la puerta del salón y nos dejaba mis hermanos y a mí viendo la peli del sábado por la tarde mientras ella y mi padre se iban a dormir la siesta. También recuerdo que nos turnábamos para dormir la siesta con el hermano más pequeño, cosa que todos odiábamos, pues sólo deseábamos salir de la habitación del pequeño pesado que no se dormía ni para atrás para poder ver la famosa peli.

El Menor lleva una semana despertándose más de lo habitual por la noche. Me quejaba de que se despertera 3 veces, pero ahora que en un periodo de 5 o 6 horas, se despierta 4 o 5, me doy cuenta que no me debería haber quejado tanto. Me he propuesto quedarme en casa por las mañanas y aprovechar su siesta matutina para dormir yo también. De hecho ,ese era uno de los motivos por los que decidimos llevar al Mayor a la guardería: para poder descansar (y poder dedicarme más al el peque). Pues resulta que el mundo parece confabularse para que no consiga dormir durante el día (ya de noche, lo doy por perdido, evidentemente). Ayer lunes, sonó el portero automático y me llamaron por teléfono mientras dormía. Total, que me desvelé y no pude volver a dormir. Una oportunidad de oro desperdiciada. Hoy, martes, ha sido el chico de la fruta que se ha presentado a las 11 para despertarme. He dado un macro salto de la cama y me he lanzado como una posesa hacia la puerta para evitar que me despertara al Menor. Claro, yo estaba en pijama que es como está una cuando espera al acecho que se duerma el niño para saltar a la cama a dormir. El tío se me ha quedado mirando con cara perpleja rollo: ¿ qué hace esta loca en pijama a estas horas? yo he intentado que no se me notara que le odiaba profundamente en ese momento por interrumpir mi preciado y escaso sueño.

Es entonces cuando me ha venido a la menta aquella frase de mi madre: “Hay que respetar el sueño”. Y ahora la entiendo…y le dejo dormir todas las siestas que quiera y más..Vamos, que por mí tiene licencia para dormir todo el día, si quiere, porque si ha pasado por esto que yo estoy pasando con nosotros siete, puede hacer eso y todo lo que le plazca porque se lo merece.

Hay otra famosa frase que decía mi madre (me empiezo a parecer a La Nena), que es: “si duermes es porque lo necesitas”. Siempre he creído esto a pies juntillas, incluso cuando era joven e ilusa y dormía 8, 9 y 10 horas y no me servía de excusa esta frase, pero ahora la hago mía y me aferro a ella como un clavo ardiendo y la convierto en una más larga que reza así: “hay que respetar el sueño porque si duermes es porque tu cuerpo lo necesita”.

María

1 Comment on Hay que respetar el sueño

  1. Jenni Peña
    22 mayo, 2012 at 8:31 pm (5 años ago)

    Ay que verdad mas grande!!!