Hace cosa de un mes llegó a nuestro hogar un nuevo inquilino: el cojín de embarazo de mami, lo cual, como os podéis imaginar, causó un gran revuelo entre mis dos hijos pequeños, los cuales en seguida vieron un compañero o instrumento de juego. Ya estaba yo dándole todas las vueltas y viendo cómo usarlo cuando llegaron ellos del cole y le encontraron un uso mejor: el súper juguete. El Menor de casi 2 años, se sentaba encima de una punta mientras El Mayor de 3 años le arrastraba por toda la casa. Yo sólo oía carcajadas pues el Menor se caía, lo cual causaba la risa de los dos. Luego, cambiaban y El Mayor se sentaba y el Menor lo arrastraba por el pasillo chocándose por las paredes por doquier. Cuando se cansaron, decidieron ponerse a saltar encima, lo cual también les debió parecer de lo más divertido.

Es entonces cuando dije basta pues yo también quería poder llegar a usar al “gusano loco” sin que se deshiciera /rompiera antes de tiempo. Así que me lo llevé a nuestro cuarto y comprobé muy contenta que la funda azul y blanca que había elegido hacía juego perfectamente con nuestro edredón (una que es muy así). Siguiendo las instrucciones y fotografías de la bolsa que lo contenía me dispuse a probar las distintas posiciones del cojín de embarazo. Hay que decir que el “gusano” es eminentemente de grandes dimensiones, por lo que empecé a preocuparme de que marido quisiera compartir lecho con nosotros, es decir, mi hija en mi tripa, yo y el cojín. Estaba un poco preocupada pues había escuchado todo tipo de comentarios en la red acerca de dichos aparatos. Una mamá me había advertido que su pareja se lo había quitado para usarlo él!!! Pues le encantaba jajajaa otra, en cambio, me dijo que tuvieron que echar al cojín por aquello de “tres son multitud”. De modo que cuando cayó la noche, sonreí a mi marido con cara angelical y le mostré al “gusano loco” intentándole convencer que íbamos a estar fenomenal, que sobre todo, yo dormiría mejor si necesitar 20 cojines a los que abrazar o tener entre mis piernas.

Lo probé un par de noches y estas son mis conclusiones:

Aspectos positivos:

-Si tienes mucha tripa (como es mi caso al ser mi tercer embarazo y encima, llevar 4 meses de reposo), te ayuda a equilibrarte y poder encontrar una postura para dormir. Conste que yo ya me he acostumbrado a coger el sueño de lado, cosa que con el primer embarazo me costaba horrores, pero aún así, una no se acaba de hacer a tener una sandía permanentemente en la barriga.

-En vez de necesitar unos cojines para agarrar y otros para ponértelos entre las piernas, tienes uno sólo.

– Si padeces de ciática u otros dolores de espalda, viene genial para descansar por la noche sin molestias.

-Es agradable al tacto, blandito, pero no demasiado.

– La funda es extraíble y lavable.

Aspectos negativos:

-Es muy grande, ya lo he dicho. Si tienes una cama de 1,35 cm puede que acabes haciendo que tu marido se vaya al sofá. De hecho, nosotros aún con la de 1,50 cm nos daba la sensación de ser un miembro más que ocupaba el lecho. Pero claro, hay que tener en cuenta que está sustituyendo a varios cojines pequeños o medianos en sólo uno, así que es lo que hay.

-Va muy bien para conciliar el sueño, sin embargo, si una tiende a cambiarse mucho de posición durante la noche, es posible que se harte de él o simplemente, inconscientemente, se lo encuentre en el suelo a la mañana siguiente.

Este es mi review de su uso como cojín de embarazo, sin embargo, hasta que no nazca mi hija no puedo valorarlo en su otra opción como cojín de lactancia, en lo cual me parece que puede ser bastante útil al ser flexible y podértelo enrollar como quieras para poner al bebé encima. También creo que si has tenido una cesárea o simplemente te tiran mucho los puntos, puede venir muy bien para que la madre se siente encima en vez de tener que usar un flotador u otros objetos extraños como he visto en el programa de Divinity, Bebé a bordo, por ejemplo. De modo que hasta aquí mi experiencia con el “gusano loco”. Sobra decir que mis hijos es lo primero con lo que quieren jugar al levantarse cuando corean al unísono: “gusano loco, gusano loco”. ¿ Quién me lo iba a decir a mí que se divertirían tanto con una cosa para MÍ? 😉

María

16 Comments on En mi cama somos tres: el gusano loco, mi marido y yo

  1. Patricia Vera
    12 junio, 2013 at 10:48 pm (5 años ago)

    A mí me lo regalaron como cojín de lactancia y es genial, sobre todo para las tetadas largas. Ahora doy teta de cualquier manera, pero lo usé muchísimo los primeros meses.

  2. Mamá por bulerías
    13 junio, 2013 at 8:21 am (5 años ago)

    Mi Cari seguro que me lo hubiera quitado porque el pone la almohada en esa postura para dormir jajaja qué cosas!
    En fin, con la de cosas que hay y yo no usé na de ná 🙁
    Un beso!!

  3. La agenda de mamá
    13 junio, 2013 at 10:26 am (5 años ago)

    Yo estuve tentada de comprar un cojín de embarazo pero me daba "no se qué" porque no sabía dónde lo iba a guardar luego. Al final metí a modo de "gusano loco" una almohada y me daba mucho calor y no notaba mejoría… También diré que yo siempre he dormido de lado (del izqdo más concretamente) y que en ningún momento me ha molestado la barriga para dormir (la espalda alguna que otra vez). Al final pasé de chismes y he dormido genial (obviando que mi vejiga me obliga a levantarme cada dos por tres). Para la lactancia me prestan uno así que ya os diré qué tal!
    besotes

  4. Chitin
    13 junio, 2013 at 10:29 am (5 años ago)

    Mi madre lo compró sin tener ni idea de lo q era cuando mi hijo mayor era pequeñín, para ponerselo en el sillón de mayores y q pudiera sentarse a la mesa, ja, ja, ja…

    Yo como cojín de lactancia con la pequeña no lo he usado, pero nos está resultando muy útil en el parque, para sentar a la nena y q esté apoyada.

    Q te vaya fenomenal lo q te queda de embarazo.

  5. Con M de Madre
    13 junio, 2013 at 6:12 pm (5 años ago)

    Qué bueno saberlo,Patricia!:)

  6. Con M de Madre
    13 junio, 2013 at 6:14 pm (5 años ago)

    Eso si q es bueno!!!jajajaja a veces las cosas tienen usos que ni se imaginaron sus fabricantes,verdad?;)

  7. Con M de Madre
    13 junio, 2013 at 6:17 pm (5 años ago)

    Es que el típico objeto grande y caro q te da cosa comprarte y q luego no te sirva o no tengas donde guardarlo.Este,a pesar de lo grande q es luego se enrolla muy bien y cabe en una funda tamaño cojín de Ikea muy razonable.Yo xa la lactancia use uno q me regalaron q me sirvió xa coger una buena postura ,lo cual.es muy importante.En fin,si te lo prestan pues genial!

  8. Con M de Madre
    13 junio, 2013 at 6:19 pm (5 años ago)

    Un dinero q te ahorraste,mira!:P

  9. cucu-tras
    24 junio, 2013 at 9:47 pm (4 años ago)

    Yo he tenido mucha suerte en mis dos embarazos y no he necesitado cojín. He dormido bastante bien. Para la lactancia tampoco he utilizado, pero ese sí le eché de menos.

    cucu-trasbebe.blogspot.com

  10. Con M de Madre
    24 junio, 2013 at 10:12 pm (4 años ago)

    Es q hay veces q si no sabes de la existencia de algo no lo necesitas,xo luego una vez los conoces no puedes vivir sin ellos!;)

  11. Lydia
    19 julio, 2013 at 6:48 pm (4 años ago)

    pedazo de almohada! yo la miré pero me pareció muy grande, y al final hacía como dices, con otras almohadas me apañaba. no veas q bien se duerme ahora otra vez bocabajo!!! disfruta de lo que queda de embarazo!

  12. Pepita Pérez
    22 agosto, 2013 at 8:46 pm (4 años ago)

    Para mi era indispensable, sobretodo en los últimos meses de embarazo y luego con la cesárea ni te cuento….¡éramos inseparables!

    Un saludo!

  13. Patry Primi
    23 agosto, 2013 at 1:21 pm (4 años ago)

    Yo también lo compré hace unos días. La verdad que esto de dormir de lado no es lo mío y de momento me va genial para ir acostumbrándome. Aún me queda mitad de embarazo…jeje!

  14. Con M de Madre
    1 septiembre, 2013 at 2:25 pm (4 años ago)

    Sin duda, nada como dormir bocabajo. El otro día me di un masaje en una camilla especial de embarazadas con un agujero en la tripa y ohhhhh q gustoooo.
    Gracias, Lydia!

  15. Con M de Madre
    1 septiembre, 2013 at 2:26 pm (4 años ago)

    No había pensado en un postparto con cesárea, espero no necesitarla xa eso! :s

  16. Con M de Madre
    1 septiembre, 2013 at 2:27 pm (4 años ago)

    Animo con ese embarazo, Patry! al final te acostumbras, ya verás..;)