¿Cuántas veces hemos oído aquello de que las embarazadas tienes un “brillo” especial, un algo que rebosa alegría en la cara? claro que las cosas se ven bien distintas desde fuera que cuando le toca a una. 

Recuerdo perfectamente que antes de quedarme embarazada de mi tercer hijo, veía a otras embarazadas y envidiaba la tripita y pensaba melancólica:”ohhhhh” (y eso que sabía perfectamente todo lo que eso conllevaba). Tengo una amiga que incluso me dice que quiere tener hijos porque le hace mucha ilúsión vestirse con los típicos vestidos de verano de embarazada. Para mí que ha visto demasiadas pelis o leído demasiadas revistas pastel porque a mis 22 semanas de embarazo y con una tripa ya considerable no me veo el allure por ningún sitio. Quizás sea por mi uniforme habitual de chándal o pijama (es lo que tiene el reposo), por el acné que se me intensifica en los embarazos o las ojeras pegadas a la cara folio que tiene una cuando no le da un rayo de sol en casi tres meses (una vez más,es lo que tiene el reposo), por no hablar de las ocasionales naúseas y la pubalgia que me ha dado hace unos días (acabo de descubrir este término y tenía ganas de emplearlo) combinada con ciática y gases y eso que físicamente no tengo muchos síntomas en este embarazo.

El otro día ví con marido una peli que llevaba tiempo queriendo ver: “Qué esperar cuándo estás esperando”. Sabiendo que su réplica en libro de la mano de Heidi Murkoff me acompaña en cada embarazo cual Biblia en la mesilla, tenía que verla tarde o temprano. No os mentiré, es un film bastante flojillo y predecible,a pesar de sus caras conocidas, pero me quedo con una idea que me gustó mucho: puede que las embarazadas no nos sintamos radiantes ni con brillo durante estos meses en los que nos convertimos en focas, pero si no tenemos la suerte de ser una gacela sonriente como la actriz rubia ideal que engorda lo justo,sigue llevando stilettos todo el embarazo y expulsa a su hijo sin darse cuenta tras un estornudo (la mato!!), pues tenemos siempre el BRILLO y este es el de verdad en nuestro hijo. Un brillo que va más allá de algo estético (que todos los bebés son adorables y más si son nuestros, claro!), sino un brillo de que todo lo bueno, todo lo que nos ha “cogido prestado”, por así decirlo, lo luce él. Todos nuestros esfuerzos, noches de insomnio, todo nuestro tiempo, nuestra energía, nuestros sueños e ilusiones quedan plasmados en esa criaturita inocente y bella.

Todavía recuerdo perfectamente un día en que en los probadores de Zara me probaba uno de mis primeros vestidos de fiesta: uno marrón chocolate con lentejuelas en dorado mientras mi madre me miraba orgullosa y sonreía. No contaba con ello, pero al final me lo compró con los zapatos a juego y esta escena se repitió unos diez años después cuando me compró un vestido mucho más caro en Etxart & Panno para la boda de mis cuñados con las sandalias a juego. Era carísimo para nuestra economía, pero no sé cómo mi madre se las ingenió para camelar a mi padre y que no la matara por semejante adquisición. Y ahora, al ser madre yo, veo que mi madre me estaba dando parte de su “brillo” a costa de perderlo ella porque no es de las que se suele comprar ropa,sino que es siempre todo para nosotros. En realidad, desde que tengo hijos me pasa lo mismo: vas viendo que quedas en un segundo plano porque lo único que quieres es que tu bebé, tus hijos tengan todo lo mejor.
¡Gracias por darme tu brillo, mamá! espero poder dárselo yo también a esta mi tercera hija cuyo embarazo de riesgo en reposo se me está haciendo pero que muy largo.

Por si os interesa, aquí cuento mi experiencia con el reposo en dos partes:
http://psicologiaparamamas.com/desde-mi-reposo-i-parte-en-el-hospital/
http://psicologiaparamamas.com/desde-mi-reposo-ii-estamos-en-casa/

Y vosotras, ¿créeis también en ese “brillo”?

María

10 Comments on El “brillo” de las embarazadas

  1. Mami Loon
    13 Mayo, 2013 at 7:41 pm (4 años ago)

    Yo no me encontré ni un poquito de brillo en todo el bendito embarazo.. de echo lo recuerdo (aunque con mucha nostalgia y cariño) una de las épocas mas malas de mi vida.

    Me ha encantado la reflexión sobre el brillo que nos dan nuestras madres, que gran verdad.. ¿que hubiese sido de mi sin ella?

    Animo con el reposo, se que es duro, yo me tiré mas de 5 meses en un hospital sin opción a recibir visitas (aunque por otro motivo muy diferente) y es durisimo, cada vez va quedado menos.. así que animo, animo, animo!! 😉

    Muchos besitos guapa!

  2. Charlotte Home
    14 Mayo, 2013 at 6:31 am (4 años ago)

    Vaya me has emocionado! No conocía tu blog María, ahora me voy a trabajar pero en cuanto tenga un hueco me pongo a leer…
    Ánimo con el reposo que se hace muy duro. Te iba a decir en el mail que los faldones azules quedan también muy monos pero me imagino que después de 2 niños querrás comprar muchas cosas rosas,jeje…

    Un besazo!!!
    http://www.charlottehome.es

  3. La agenda de mamá
    14 Mayo, 2013 at 11:03 am (4 años ago)

    Qué bonita la entrada!!! Creo que no se comprende todo lo que hace una madre por nosotros hasta que tú lo eres o estás a punto de serlo 🙂
    y ánimo con el reposo que ya queda menos 😉
    Un besote!

  4. Con M de Madre
    14 Mayo, 2013 at 11:52 am (4 años ago)

    Madre mía!!! yo sólo estuve una semana en el hospital y con visitas y casi me muero! y qué te pasó? gracias por tus ánimos,wapa!

  5. Con M de Madre
    14 Mayo, 2013 at 11:57 am (4 años ago)

    Me alegro que te quedes por aquí! preciosa tu web,se la recomiendo a todas las mamis!

  6. Con M de Madre
    14 Mayo, 2013 at 12:02 pm (4 años ago)

    Me alegro de que te guste. Efectivamente no se sabe todo lo q implica ser madre hasta q no lo somos! gracias,wapa!

  7. Walewska
    14 Mayo, 2013 at 8:03 pm (4 años ago)

    Ánimo con el reposo, que es un tostón!!! Preciosa reflexión 🙂

  8. Jeza Bel
    15 Mayo, 2013 at 12:38 pm (4 años ago)

    Ainsss….pues yo este segundo embarazo estoy acabando saturada (salí ayer de cuentas), la verdad que yo no recuerdo con nostalgia el embarazo de vega, y éste, ya te digo que menos todavía (y eso que no tuve problemas, afortunadamente) pero yo soy más del bebé, de tenerlo pegadito a mí, de olerle, acariciarle, mirarle…

    Quiero que nazca yaaaaa, y dejar atrás las noches en vela, las mil veces que me levanto a hacer pis, los dolores de espalda, pelvis, caderas, el sentirme en un cuerpo que no es el mío….Aún así, he de agradecerte lo que comentas del brillo, porque me has hecho ver que todas esas molestias tienen un por qué, y una razón de ser….

    Suerte con ese reposo!

  9. Con M de Madre
    15 Mayo, 2013 at 1:30 pm (4 años ago)

    Venga, que ya no te queda nada!! animo,guapa! efectivamente todo tiene un POR QUÉ!! 🙂

  10. cucu-tras
    6 Junio, 2013 at 8:50 pm (4 años ago)

    Totalmente. Me acuerdo de que mi madre nunca se compraba nada para ella. Todo era para sus tres hijos. Y era la más feliz del mundo. Ahora está luchando para seguir dándonos todo lo que puede. GRACIAS MAMÁ!!
    Yo tengo dos hijos y sólo miro cosas para ellos. Hace mucho, mucho tiempo que no me compro nada yo.
    Ánimo, que ya te queda poquito!. La verdad es que te admiro, yo estuve de reposo dos semanas y casi me da algo.
    Me he hecho seguidora de tu blog, para "verte" dar a luz. Me encantan los embarazos y los bebés!!
    Besos!
    cucu-trasbebe.blogspot.com