Cumplía el otro día mi abuelo nada menos que 86 años cuando le llamé para felicitarle. Me contó enntonces que había tenido un sueño de lo más extraño: había soñado que estaba con sus dos hijos mayores jugando en la cama (siendo éstos pequeños en su sueño). Este extraño episodio le impactó tanto que decidió escribir una poesía hablando de ello. En mi familia por parte de padre somos así: nos pasa algo y  nos inspiramos para escribir. Así es el cabecilla: mi abuelo y mi padre, mis tías y por lo visto, yo también.

Mi sabio abuelo me dijo que en su sueño sintió de manera especial que les quería muchísimo a sus dos hijos mayores y por ello tituló el escrito algo así como: “Os quiero con todo el amor que cabe en mi corazón”. Sensible como soy yo, me emocioné  de que un señor mayor como es él que no suele expresar sus sentimientos, pueda a su edad acordarse de la infancia de sus hijos, de momentos únicos que por lo visto quedaron grabados para siempre en su retina. Pensé en lo mucho que quiero yo a mis dos hijos e intenté imaginarme cómo me sentiría si perdiera trágicamente a uno de ellos a la tierna edad de 20 años en un accidente en la montaña. Me llené y me lleno cada vez que lo pienso de una enorme tristeza y pienso que no podría superar la muerte de un hijo y menos de uno tan querido, tan bueno, responsable y excepcional como era mi tío. Mis abuelos lo llevaron de una manera espectacular y ahora que soy madre les admiro profundamente por ello. Aunque tuvieron tres hijos más, cada uno fue muy distinto. Creo que, en cierta manera, siempre ha estado allí en sus recuerdos y es que el hueco que deja la muerte de un hijo debe de ser irremplazable. Dios quiera que nunca lo tengamos que experimentar en nuestras carnes.

Por este motivo, me pongo en la mente de mi abuelo y pienso en lo mucho que debía querer a su hija y su hijo mayor y me emociona profundamente que se acuerde todavía de episodios como jugar con ellos. Entonces pensé que quizás debería valorar más todos los momentos que vivo ahora yo con mis hijos, tanto los agradables como los más duros. Ahora puede que sólo sueñe con dormir toda la noche del tirón y que mis hijos me den un poco de tregua, pero quizás lo que debería hacer es disfrutar al máximo todo lo que me pasa con ellos porque esto quedará grabado en mi memoria y quién sabe, si cuando sea una señora de 86 años, si llego hasta entonces, añore esas mañanas en las que están los dos saltando en mi cama y jugando a perseguirnos. No subestimemos el valor de los recuerdos. Intentemos vivir el día a día con nuestros peques al máximoporque algún día puede que los echemos de menos. Una saludo a mi abuelo desde aquí, gracias al cual he aprendido que tras una fachada de hombre serio, se esconde el más tierno y cariñoso padre.

María

7 Comments on El valor de los recuerdos

  1. Mami Loon
    24 Agosto, 2012 at 10:10 am (5 años ago)

    Jolin… que tierno! Me has emocionado!

  2. Mamá Burbujita
    24 Agosto, 2012 at 11:45 am (5 años ago)

    Muy bonita entrada. Estoy de acuerdo. Hay que disfrutar a tope cada momento con ellos. Con eso es con lo que nos vamos a quedar al final…

    Un abrazo!

  3. Jenni Peña
    24 Agosto, 2012 at 8:58 pm (5 años ago)

    Precioso!!! Me han dado unas ganas de llorar…
    Aun mas hoy q llevo dos dias horribilis con los niños y no estamos siendo los mas cariñosos del mundo q digamos.
    Me han servido mucho tus palabras.
    Gracias!!

  4. Bego
    24 Agosto, 2012 at 9:31 pm (5 años ago)

    totalmente de acuerdo con todo, no podría haberlo dicho mejor.

  5. Silvia
    24 Agosto, 2012 at 9:39 pm (5 años ago)

    Preciosa entrada, yo piocuro disforutar al máximo con la peque, vivis cada momento, y aunque siempre hay momentos males, cansancio y demás procuro no dejarme arrastrar por ello.

  6. una bichillo en casa
    24 Agosto, 2012 at 10:56 pm (5 años ago)

    uff que bonito!!!, la verdad es que me has emocionado, y hasta se me ha saltado la lagrimita…,esos recuerdos se graban a fuego dentro de nosotros, y aunque pasaran 1000 años, seguirían en nuestro recuerdo como si hubiese sucedido ayer…
    No hay nada más bonito que disfrutar de esos momentos junto a nuestros peques, pues luego añoraremos esos tiernos pasajes de nuestra vida y probablemente (si no los sabes disfrutar en su día), nos arrepintamos eternamente de no haberlo hecho antes, pues el tiempo pasa y no hay forma de recuperarlo.
    muchísimas felicidades por el post de hoy me ha encantado

  7. Rojilla
    30 Agosto, 2012 at 5:36 am (5 años ago)

    Ha sido precioso y muy cierto. Está muy bien q circunstancias d la vida nos hagan valorar lo q tenemos, aunque nos parezca duro (q lo es). Yo cada día doy gracias x mis 4 maravillosos monstruos. Me ha encantado, d verdad. Si no t importa t seguiré leyendo