Me ha costado escribir este post, la verdad. Han sido 26 meses de lactancia materna a demanda que la Menor y yo hemos podido disfrutar, pero este precioso camino ha llegado a su fin. Y digo que me ha costado porque hasta que no lo he “superado” por así decirlo, no me he sentido con la capacidad de hablar sobre ello.
cuca
En mi entorno no es algo habitual el dar una lactancia “prolongada”, como muchos lo llaman, pero aún así yo nunca he dudado en ningún momento que esto iba a funcionar y que duraría hasta que ambas quisiéramos y nos sintiéramos cómodas con esta relación.
Nada más nacer, La Menor se agarró perfecta, tanto que yo alucinaba. Hacía tan sólo un par de meses que había dejado de amamantar al Mediano y fue muy fácil establecer mi tercera lactancia. Eso sí, al llegar a casa se complicó la cosa pues tuve una subida de leche tan brutal que hasta pensé que era una temida mastitis que, por suerte, no he llegado a padecer nunca.
Gracias a la ayuda de Vicky, una doula que me recomendó mi amiga Pati, pude superarlo con unos truquitos básicos que, en realidad ya sabía, pero en esos momentos con las hormonas revolucionadas, te bloqueas y no se te ocurren. Si alguna os sentíis perdidas con dudas de lactancia, no dejéis de buscar ayuda en un grupo de lactancia o en contratar los servicios de una doula, si podéis, merece la pena luchar por vuestra lactancia. Vosotras podéis conseguirla con la ayuda de profesionales, sólo tenéis que querer hacerlo (que no es poco).
Y así fueron pasando meses de lactancia. Hasta los 8 meses la Menor mamó exclusivamente leche y después empezamos con el baby led weaning ( o la introducción de sólidos de manera progresiva), pero de eso os hablaré otro día en otro post.
A sus casi 2 años me quedé embarazada de mi cuarto hijo y seguí amamantando, naturalmente. Mucha gente se extraña de que una pueda seguir teniendo leche aún embarazada y a mí me sorprende la falta de información que desgraciadamente hay hoy en día al respecto. Es cierto que la leche cambia de sabor y composición y es fácil que llegados a un punto del embarazo, en torno a los 6 meses por mi experiencia propia, los mismos niños se destetan solos, pero poder dar el pecho, se puede perfectamente. Estas son de las últimas fotos que tengo de la Menor mamando. Normalmente no comparto este tipo de fotos, pero esta vez me he animado a hacerlo pues en realidad es un acto tan bello para el que lo ve con una mirada limpia, de madre…Mi hija no puede estar más feliz mamando aquí. Para ella, mi pecho ha sido su alimento, su consuelo, su refugio en todos estos meses y a mí me encantaba poder proporcionarle todo esto.
Es cierto que el amamantar tiene su lado negativo, por así decirlo, porque tu hijo depende de tí para dormirse y no puedes pasar una noche separada de él, evidentemente, pero para mí ha merecido la pena y de verdad que no lo cambio por nada del mundo. Eso sí, ahora que la he destetado estoy deseando poder hacer una escapada romántica con mi marido de la que os hablaré próximamente pues la espero con muchísima ilusión antes de dar a luz.
A la peque le ha costado mucho aprender a dormir sin mi pecho. Primero seguimos con el colecho que llevábamos practicando desde que nació casi para que así me notara físicamente, aunque fuera y he de reconocer que yo también necesitaba suplir ese contacto y el dormir a su lado me ayudaba porque nadie habla de lo que supone el destete para una madre y es un vacío que cuesta llenar pero que, poco a poco se suple con abrazos, besos y ternura expresada de otra manera.

El motivo por el que la desteté fue porque no podía más del dolor francamente. Hubiera querido aguantar hasta que ella hubiera querido, pero tenía los pezones demasiado sensibles y el amamantar se convirtió de repente en algo tan doloroso para mí que no podía tolerar hasta que un día, mientras mamaba, la tuve que a parar y decir “no”. No me creía que lo hubiera dicho, que iba en serio, que sería definitivo, pero el rechazo fue inmediato y definitivo. Supongo que es lo que llaman la famosa “agitación por amamantamiento“. Con el Mediano lo sentí también un par de veces, pero con mi hija fue muy fuerte y tuve que dejarlo con toda la pena de mi corazón. Realmente una vez que tú dices no y te pones seria, el niño te hace caso, sólo que yo hasta entonces no me había atrevido a hacerlo o decirlo. Pero una vez tomé esa decisión, fue cuestión de 2 semanas, tal y como me dijo mi amiga bloggera Gisela de Para el bebé. En 2 semanas me dijo que la niña perdería el reflejo de succión y yo no me creía que tras más de dos años amamantando se fuera a olvidar de mamar, pero fue cuestión de tiempo que lo hiciera.

Todavía alguna vez me ve y me hace ademán y yo me río y le digo que no puede ser, que ella ya es muy grande para eso. No sé si una vez nazca el Cuarto volverá a querer. Es un misterio. Siempre he estado abierta a la lactancia en tándem, aunque me imagino que debe ser muy duro. Ya veremos, pero no creo que vuelva a reengancharse. Creo que yo también necesitaba un poco de espacio en estos meses antes de volver a ser madre por cuarta vez. Son casi 6 años de lactancias enganchadas non-stop y creo que un poco de pausa, aunque sea unos meses, puede ser incluso bueno para mí.

Eso sí, el vínculo que tenemos ella y yo es algo indescriptible y espero que nos una de por vida. ¿Cómo han sido vuestras lactancias y posteriores destetes? ¡Compartidlo conmigo, por favor!

 

María

3 Comments on Destete

  1. mami esto es chuli chuli
    8 Febrero, 2016 at 3:57 pm (1 año ago)

    Que curioso yo con la tercera tambien tuve una subida brutal. Tanto que llegue a pensar que me iban a explotar pero al final con la ayuda del sacaleches y enganchandome a la peque logré controlarla. Mis peques se han soltado solos cuando han dentado a los 9 meses mas o menos. Es raro pero a los dos les ha pasado. Espero que con la tercera no me pase. Me gustaria darle bastante tiempo pero no quiero ir con expectativas de prolongada y que luego no lo sea. Asi que voy pasito a pasito. Un beso

  2. mami esto es chuli chuli
    8 Febrero, 2016 at 3:57 pm (1 año ago)

    Que curioso yo con la tercera tambien tuve una subida brutal. Tanto que llegue a pensar que me iban a explotar pero al final con la ayuda del sacaleches y enganchandome a la peque logré controlarla. Mis peques se han soltado solos cuando han dentado a los 9 meses mas o menos. Es raro pero a los dos les ha pasado. Espero que con la tercera no me pase. Me gustaria darle bastante tiempo pero no quiero ir con expectativas de prolongada y que luego no lo sea. Asi que voy pasito a pasito. Un beso

  3. Con M de Madre
    9 Febrero, 2016 at 7:32 pm (1 año ago)

    Mira q gracia.ya somos 2!hay muchos patrones q se repiten entre hermanos.verdad?suerte en tu 3a LM!:)