Por si no lo habéis notado las seguidoras de este blog, una de las cosas que más me gustan en el mundo son las cremas. Al tener dermatitis atópica, desde pequeña me he disciplinado para usar muchas cremas diarias, así que al final lo vivo no como un sacrificio, sino como un placer para la piel. 
Este embarazo estoy notando la piel especialmente seca, lo cual me provoca muchos picores en la tripa, en la cual reinan las estrías por doquier. A ello hay que sumarle una gran sensibilidad en los pezones que me ha llevado a tener que parar la lactancia materna con La Menor. Para estos dos problemas la marca Mammamio que llevaba tiempo queriendo conocer me ha ofrecido los dos siguientes productos que me han encantado:
Para empezar, los colores del packaging me han encantado pues son bastante atípicos y muy alegres y de moda, en línea precisamente con este neceser de Mr. Wonderful que me regaló mi amiga Cristina y que hace que sonría cada mañana al verlo 🙂
Os voy a hablar primero del “Keep Calm. Nipple balm”. Esta es una crema especial para aliviar dolor o picor de los pezones que están especialmente sensibles en el embarazo y la lactancia. Me hace gracia el nombre en francés (crème pour les “mamelons”). Esta crema lleva aceites orgánicos de coco y aceite de oliva y lanolina que es lo que le confiere esta textura pastosa como nada que yo conozca. Es de color transparente e inolora. A veces, en el embarazo se agradece un olor suave o la ausencia de éstos directamente, la verdad porque ya bastante sensible está una. 
También contiene caléndula que es un extracto de una flor muy reparadora que va muy bien para irritaciones de la piel, sustancia muy recomendable también para los bebés, como comenté en este post recientemente. Por último lleva manteca orgánica que actúa como una barrera natural para proteger la piel.
Lo que más me gusta de esta marca es que contiene productos que no son nocivos para la piel: ” no nasties” como reza en su caja. No lleva parabenos, parafina, fragancia sintética, ni colorante, glicol de propileno ( PEGs), xenoestrógenos, ni ftalatos.
 Esto va muy en la línea de lo que comentaba en mi post sobre utilizar el menor posible de productos nocivos para nuestra piel y la de nuestros bebés, lo cual cobra mayor relevancia en el embarazo y la lactancia materna.
Además, es muy cómoda porque aún utilizado en periodos de lactancia, no hace falta que se retire antes de las tomas. A mí me ha sido especialmente útil en esta época de destete en la que me encuentro en la que mi sensibilidad era máxima, pero sé que me servirá cuando retome mi LM con el Cuarto para las temibles y dolorosas grietas.

Por último, tengo la manteca para restregar en la tripa o como dice su nombre en inglés que queda mucho mejor “The Tummy Rub Butter“que sirve para una hidratación máxima cuando la tripa se está expandiendo en el embarazo y salen las temidas estrías. Es rica en omegas orgánicos, por lo que se considera una súper heroína en combatir las estrías. Yo hasta ahora, tengo que reconocer que no sabía nada sobre los omegas. Resulta que son súper importantes porque el bebé necesita utilizar la reserva de omegas de su madre para funciones cruciales como formar su cerebro y sus ojos. Por este motivo, los productos de Mammamio están repletos de omegas para que nuestra piel pueda estirarse cual chicle y volver luego a su vez cuando demos a luz. Estamos hablando de unos 80 cm de extensión durante los 9 meses, que no está nada mal, ¿verdad? A mí me ha sorprendido mucho el dato, así que ¡a untarse bien, mamis!

Tiene un olor a cítricos que me ha sorprendido y agradado muchísimo. Es mantecosa al aplicar, pero fácil de aplicar y extender a la vez. Estoy segura de que si siguiera con ella más tiempo, vería grandes cambios en mi tripa. Eso sí, los milagros no existen en estas cosas sin constancia. Se ha de aplicar mañana y noche religiosamente, así como mantener la piel hidratada bebiendo suficiente agua al día.

¿Cuáles son vuestros must-have durante el embarazo y la lactancia? ¡ contádmelo!

María

Comments are closed.