Como muchos sabréis si me habéis ido siguiendo en facebook o twitter, el sábado tuvimos la suerte de ir al espectáculo de Monster Truck en el estadio olímpico de Lluis Companys en Barcelona. 
Llegamos tarde, los niños y una servidora muy nerviosos por si no nos dejaban entrar, pero síiii, toda la caminata desde dónde aparcamos el coche hasta el estadio sirvió de algo.
Desde muy lejos del recinto se oían ya rugir los motores, así que los niños estaban como locos por ver qué tipo de máquinas monstruosas podían hacer semejante ruido. Máquinas como este Blue Thunder que sale a continuación “volando” en medio de la pista.
El Mediano no pudo haber tenido un mejor regalo para celebrar que cumplía 4 añazos en breve. Se pasó todo el espectáculo tan embelesado como su padre. ¡Que ni pestañeaban casi, vaya!

La verdad que impresiona ver en directo a estos pedazo de coches. Los que más acogida tuvieron en entre el público fueron el Monster mutt que aquí os enseño con una calidad pésima,disculpadme.

Pero creo que, sin duda, el vehículo más aclamado por el público por su osadía fue El Diablo que dió de vueltas, se le salió la mitad de la carrocería volando por la pista, se le cayó una rueda y él seguía, seguía..Disculpad mi jerga del motor, es que no estoy muy puesta, pero algo creo que he aprendido ya tras este día 😉

Aquí os muestro cómo se tuvo que ir de la pista en varias ocasiones para que le repararan, pero aún así, quiso volver al final del espectáculo para dar al público un poco más de adrenalina de motor pura, como he titulado este post.

La grúa que se aprecian en la foto tenía faena porque estaba constantemente entrando y saliendo para ayudar a estos monster trucks  ya que después de tanta cabriola quedaban bocabajo y por su peso, no podían, a veces darse la vuelta ellos mismos. Todo un show digno de verse. El Mayor daba saltos frenéticos de la emoción, el Mediano sentado y embelesado y nuestros ganadores del sorteo, tres cuartos de lo mismo. Hasta el más pequeñito de dos años aguantó encantado toda la noche hasta que al final, nos sorprendió una traca de fuegos artificiales.

Un final perfecto y a la altura del show. Todavía hoy, dos días después, mis hijos me siguen contando con emoción cómo los coches saltaban y “volaban”. Creo que es algo que recordarán para siempre. Bueno, y los padres también porque este era un espectáculo muy de familias. Os lo recomiendo a todos por si vuelven a nuestro país de gira (que yo creo que sí) 😉
¿Vosotros habéis visto a los Monster Truck en directo? ¿qué os ha parecido? ¿Impresionan, eh?

María

1 Comment on Adrenalina de motor pura

  1. Lorena
    22 Junio, 2015 at 9:17 pm (2 años ago)

    Qué gran noche pasamos!!! Mis hijos aún están flipando con la experiencia! Gracias por el regalazo guapísima!
    Un besote,
    Lorena