Hace unos días nos llegó a casa un precioso paquete con una botella de lo más cuqui con un frasco precioso de aceite de oliva virgen extra (AOVE) para niños de Casas de Hualdo.
Este aceite está inspirado en un cuento didáctico que explica a los niños la importancia del desayuno y lo que el AOVE les aporta, además de darte una receta muy sencilla para hacer magdalenas.
Las Casitas de Hualdo es la versión del aceite para niños de esta marca de aceite toledano del pueblo Carpio de Tajo (muy cerquita de Talavera de la Reina, dónde vivimos mi familia y yo de pequeños unos años). Tiene un sabor suave y aromático embotellado con este diseño de fantasía con lo que parece la leyenda de Sant Jordi cuyo fin es intentar acercar este condimento a la dieta diaria de los más pequeños. No sólo para introducirles en probar nuevos alimentos, sino porque además, éste, en concreto, les proporciona la energía que necesitan y previene enfermedades como la obesidad y enfermedades cardiovasculares desde las primeras etapas de su desarrollo, según la Asociación Española de Pediatría (AEP).
Este “oro líquido” embotellado, tan típico de nuestra tierra,  como muchos los llaman, es el zumo de las aceitunas de cuatro variedades: Casas de Hualdo Arbequina, Picual, Cornicabra y Manzanilla. ¿ A que no sabíais que existían tantos tipos de aceitunas? yo no, desde luego. Bueno, miento, desde que conocí el aceite Oleum Summ en el restaurante L’estany del hotel Villa Paulita de Puigcerda que os explicaba en este post

Al tener este packaging tan atractivo para niños con ilustraciones de Isabel Cabello, los niños en seguida se animaron a hacer una receta de repostería conmigo. Queríamos hacer la que ponía en el código CQ del aceite, pero al faltarnos algún ingrediente, decidimos improvisar y hacer el clásico bizcocho de yogur. Pensé que, a pesar de su sabor agradable, pero potente, quizás quedaba demasiado fuerte, pero no, la verdad es que quedó súper esponjoso y riquísimo.

Et voilà nuestro bizcocho con un aceite especial para niños. Fijaos si el diseño del frasco ha dado de sí que hasta la periodista y guionista Teresa López Velayos ha sacado un cuento de ahí: El olivo mágico de Hualdo que podéis consultar en su web. Así que así tenéis doble plan de tarde para con vuestros peques: cuento y receta. ¿ Qué más se puede pedir?

Por eso precisamente los aceites de Casas de Hualdo han sido tan galardonados en los últimos años. Así, su variedad de Arbequina ha obtenido el Premio Alimentos de España al mejor AOVE de la campaña 2013-2014 en la categoría Aceites Frutados Verdes Dulces.Volvió a ser galardonado en el 2014-2015 en la categoría Frutado Maduro. El aceite Casas de Hualdo Picual fue elegido por la Guía Flos Olei hace dos años como “Mejor aceite de oliva virgen extra del mundo en la categoría de Relación calidad-precio”.

Yo soy muy fan del AOVE, la verdad. Lo uso desde para las tostadas del desayuno, como para aliñar ensaladas de cus-cus, como la de la imagen pasando por hidratarme los labios que tengo este invierno tan resecos con este aliño tan natural.

 
Lo bueno es que vuestros hijos os vean consumiéndolo como algo natural desde pequeños, sobre todo en el desayuno que es la comida clave para el crecimiento y la educación alimentaria. Me sorprenden muchísimo las estadísticas que dicen que un 8% de los niños españoles mayores de 6 años no desayunan todos los días y sólo un 27% lo hacen con aceite de oliva. Quizás es que aquí en Cataluña como se lleva más esto del “pa amb tomaquet” y embutido es más habitual regar el pan de aceite de oliva.
En contra de lo que se puede pensar, el AOVE es una fuente esencial de grasa durante la infancia (mucho mejor que un donut de chocolate, vaya!) y ayuda a regular el tránsito intestinal y prevenir enfermedades como el cáncer. Contiene vitamina A (para la formación de los tejidos blandos y óseos y el buen desarrollo de la piel y la vista), vitamina D (antioxidante), vitamina K ( para la coagulación de la sangre) y polifenoles.
Quizá no nos damos cuenta, pero en realidad damos a nuestros hijos este aliño desde bien pequeños junto con los purés, luego como aliño de verduras, carnes y pescados y más tarde se convierte en un aderezo imprescindible de sus comidas y mucho más sano que cualquier salsa comercial rica en azúcares, vamos, que el ketchup, que es a lo que me refiero.
Así que si queréis conseguir todos estos beneficios, podéis confiar en esta marca toledana que ha recibido múltiples premios que podéis consultar aquí por sus diferentes variedades de aceites gracias a su experiencia con sus 300. 000 olivos que producen anualmente 750.000 kg de aceite de categoría premium. Podéis adquirirlo en establecimientos de delicatessen y del segmento gourmet y también en su tienda online. 
¿A qué esperáis, mamis?

María

Comments are closed.