El otro día me quedé con las ganas de hablaros de más libros chulos para niños de entre 0 y 10 años, así que hoy vuelvo a la carga. Voy a ir por orden de edad: desde los más pequeñitos hasta los más grandes.

  1. Mi primer libro de animales de Anaya: desde que lo tenemos, lo leemos caaaada noche. Así es Diego. Se obsesiona con un cuento y hay que repetirlo diariamente, pero este es tan bonito y colorido que no me importa. Me parece una excelente manera de enseñarle mucho vocabulario porque salen todo tipo de nombres de animales que ni conocía yo a estas alturas ( y eso que es mi cuarto hijo al que leo libros de este estilo!)

2) “Rimas para enero y para el año entero” de Daniela Kulot y de la editorial Anaya también. Este cuento atípico en horizontal escrito todo a base de rimas hace un recorrido por las cuatro estaciones del año a la par que enseña a los niños rasgos característicos de las mismas.

3) “Te quiero, mamá” y “te quiero, papá” de Valentí Gubianas de Anaya también. Ya os hablé ayer de este cuento tan mono con ocasión de regalos para el día de la madre. Ambos son muy coloridos y dulces y son una gozada de leer con los más peques de la casa. Creo que es muy bueno enseñarles a expresar sus sentimientos y el decir “te quiero” es fundamental.

5) “Pequeños grandes momentos de felicidad” de Mabe y Teresa Ramos. De la editorial Anaya. Seguimos en esta línea de enseñar a expresar a los peques sus sentimientos y a valorar las cosas o momentos. Tiene unas ilustraciones preciosas.

6) “El amor para pequeñitos” de Christiane Engel de Bruño. Lo sé, estoy tirando a cursi, pero es que a mí este tipo de cuentos me encanta (se nota, ¿no?). Así enseñamos a los niños que el amor tiene diferentes manifestaciones que deben reconocer en su día a día.

7) “Los tres cerditos” de Bruño. Es un libro desplegable en horizontal y vertical que viene con los tres cerditos de plástico y un lobo, sólo que no tenemos más que localizado a un cerdito, por el momento, pero saldrá, o si no, será que el cerdito superviviente ha engullido al resto sin ningún tipo de miramientos.

Al poder jugar con el propio libro y convertirse en una casa o un jardín, da lugar a mucho juego. Por no decir que, además, es el cuento preferido de Diego que quiere leer también cada día. Porque… ¿Quién teme al lobo feroz, al lobo, al lobo…?

8) “Hay un monstruo en tu libro” de Tom Fletcher de la editorial Cubilete. Es un libro atípico y muy gracioso con unas ilustraciones muy coloridas muy monas. Como justo tenemos en casa una pelota muy parecida, mis hijos dicen que es el monstruo en cuestión y la verdad que tienen razón porque¡ ni hecho a drede! Este cuento te permitirá echarte unas risas con ellos tras sorprenderles un poco.

9) “No abras este libro” de Andy Lee de la editorial Cubilete también. Nunca había visto un libro así, la verdad. Es el anti-libro porque no para de decirte que no lo abras, que no gires la página..y cuánto más te lo dice, más ganas te dan de leerlo. Es lo que llaman psicología inversa, vaya. De hecho, a los chicos mayores les gusta tanto que quieren que vaya a su clase a leerlo por la semana del libro.

10) “Telma, el unicornio” de Aaron Blabey de la editorial Anaya es un cuento que ya con su purpurina de la portada y su dibujo de lo que está más de moda últimamente, apetece leer a cualquier niño. Además, Blanca justo recibió el otro día un regalo de su abuela de un peluche al que llamamos ahora Telma. Adéntrate entre sus páginas para encontrar una historia que seguro ni te esperabas.

11) “Curiosidades en verso de las plantas” de Sagrario Pinto y María Isabel Fuentes de la editorial Anaya. Es una recopilación de versos sencillos y ocurrentes que revelan curiosidades del mundo de las plantas y sobre todo, con un toque de humor que quizás no te esperabas.

Los niños que empiezan primaria necesitan ya libros un poco más consistentes, así que ahora os hablo de tres de ellos.

12) “Wilf salva el mundo” de Georgia Pritchett de Anaya. Tiene unas ilustraciones muy graciosas para explicar como a Wilf, un niño le dan miedo muchas cosas (y no sólo los dentistas). Aún así se ve envuelto en un lío para salvar al mundo, así que si él puede, cualquier niño, también.

13) “La maldición del lápiz” de Bea García de la editorial Bruño. Este simpático libro con más ilustraciones que texto cuenta como la autora pasó por distintas aventuras en su infancia. Seguro que cautiva a tu hijo si lo lee ( o a su madre si lo escucha mientras).

14) “Apestoso tío Muffin” de Pedro Mañas de Anaya ha recibido el XV premio de literatura infantil y juvenil de la editorial Anaya. Indicado para niños de a partir de 9 años o lectores aventajados como mi hijo Yago que es un ávido lector. Capta a su joven lector con una historia graciosa también e inusual de una persona que huele mal por lo aburrida que está, pero eso cambiará cuándo un día conoce a su sobrina que le ayuda a quitarse el miedo a vivir la vida.

Otra forma de fomentar también la lectura de una manera diferente es la que nos proponen desde Estuditec, una plataforma que vende cursos de técnicas de lectura, comprensión y estudio para niños entre 7 y 16 años elaborada por especialistas en educación, enseñanza y pedagogos comprometidos con el mundo de la enseñanza. Gracias a sus innovadoras técnicas de estudio y lectura on-line, se puede ayudar a que los niños mejoren sus hábitos y despierten capacidades intelectuales.

En casa hemos probado las técnicas de lectura de primer nivel para niños de entre 7 y 10 años con mis dos hijos de 6 y 8 años porque ambos son ávidos lectores, como ya os he comentado, pero nos apetecía probar algo diferente a los libros en papel propiamente dicho.

Gracias a este curso en concreto, se trabaja la ampliación del campo visual, la concentración y la memoria inmediata y el ritmo y la velocidad lectora. No sé si os comenté que el profesor de mi Mediano que está en 1º de primaria nos dijo que leía con la velocidad propia de un niño de 3º de primaria, cosa que me hizo inmensamente feliz porque vi que todo lo que les intentaba inculcar con la lectura desde pequeñitos, estaba surtiendo efecto.

Aún así, es cierto que es un niño que se distrae cuándo pasa una mosca, pero con este curso tenía que estar súper pendiente de la pantalla para hacer todo tipo de ejercicios porque iban con un tiempo concreto y si no, perdía puntos. Por eso yo os lo recomiendo para niños que son más moviditos o que se aburren con los libros tradicionales pues esto es como un juego en realidad, pero se trabaja lo mismo. Podéis seguirles aquí en su cuenta de Instagram.

¿Tus hijos son de leer en papel o en digital? ¡Cuéntame!

 

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *