Como muchos ya sabéis mi hermana la que viene justo después mío,se casó este septiembre, lo cual fue el acontecimiento del año, sin duda porque es la segunda de nosotros siete en casarse. Llevábamos meses preparándolo todo, bueno, sobre todo mi hermana, claro! pero yo, la parte que me tocaba, es decir, pensando en la mejor manera de vestir a los 4 para que fueran iguales y monos.

Hay que tener en cuenta que mis hijos tenían 6, 5, 2 años y 6 meses de edad, por lo que el bebé, por ejemplo, era difícil que fuera a juego. Teniendo en cuenta que la boda sería en Madrid a principios de septiembre y haría todavía mucho calor, opté por tejidos muy veraniegos como el lino. Así, vestí a mis dos hijos mayores con camisas de lino blancas de cuello mao y bermudas azules de lino también de Gocco.

De zapatos me fue difícil encontrarles algo igual, así que el Mayor llevó mocasines blancos (¡ lo que me costó encontrarlos!) y el Mediano unas victoria blanca de toda la vida porque me pillo el toro, la verdad.

La Menor llevó un vestido de lino también en los mismos tonos con volantito en el cuello y puntilla estrechita en el pecho. De zapatos le tenía compradas estas merceditas blancas hacía un año lo menos. La corona del pelo me la prestó mi amiga, Paula Pellicer, la fotógrafa y es de un mercadillo medieval local. La cestita con paniculata y la puntilla la compró mi hermana en una cestería del centro de Madrid lisa y la personalizó ella.

Uno no sabe el lío logístico que es una boda familiar con una familia numerosa hasta que no vive una. La ropa no quedó lo planchada que yo quería y mi hija tampoco fue bien peinada porque una cosa es querer ir natural como tenía en mente y otra esto, pero bueno, lo importante es que fueron guapos y conjuntados y se lo pasaron muy bien.

El Mediano me dio un sustazo un par de días antes de la boda pasándose la maquinilla de cortarse el pelo en la peluquería mientras cortaban el pelo al bebé. Pa matarlo! Cosas que pasan cuando vas sola con 4 a que le corten el pelo a un niño tan pequeñito y no puedas prestar atención a los demás.. Lección aprendida: nunca más vuelvo con toda la trupe, lo prometo. Con tan pocos días de margen no dio tiempo a que el pelo creciera y aunque intenté esconderlo con unos canotiers con una franja azul al final salieron tal cual. Rapárselo tampoco me parecía muy buena idea, la verdad. Así que nada, cosas del directo…

Me encanta la pose del Mediano aquí. Todavía no sé a quién le estaba guiñando el ojo…

El Cuarto llevaba una camisa en color crudo con una puntilla preciosa en la manga con una bragota en color azulón y crudo espectacular de Sevilla que me prestó mi vecina. Lo complementé con unos calcetines altos azules también con borlitas. Zapatos no le puse porque es el Cuarto ya, hombre y hasta que no ande, me parece una tontería ponérselos para que se los quite. Y como último toque fundamental: se puso su perenne sonrisa que nos alegra la vida a todos 🙂

Y he aquí la crónica de cómo fueron mis hijos iguales vestidos para la boda de mi hermana:sencillos, guapos, conjuntados y fresquitos. Pensar en lo preocupada que estaba yo pensando en cómo aguantarían todo el baile de la fiesta…y luego se quedaron dormidos todos en sillas del salón y con servilletas o manteles encima a modo de manta…jeje a veces la realidad supera la ficción.

Mi hermano el tercero se casa este mayo en Sevilla, así que habrá otro post con los modelitos que llevarán estos niños tan guapos, ya veréis qué chulo.

¿Cómo vestíis vosotras a vuestros hijos para ceremonias? ¿qué factores tenéis más en cuenta? ¿ Qué colores os gustan más? ¿ qué tipo de calzado les ponéis?

María

2 Comments on Cómo vestir a tus hijos iguales para la boda de tu hermana

  1. Mamá Bamba
    6 marzo, 2017 at 11:16 am (10 meses ago)

    Me encantan los cuellos mao para las camisas de niños en verano, iban guapísimos todos 😉

  2. María
    6 marzo, 2017 at 8:27 pm (10 meses ago)

    A mi tb! gracias, guapa!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *