Hace poco os contaba cómo había ido la inauguración de la nueva tienda de Experiencia Bebé en Barcelona. Una de las cosas que más me gustó a parte de su multitud de gadgets de puericultura fueron unas habitaciones de lo más armónicas, prácticas y funcionales como la que podéis ver aquí a continuación. ¿Quién me iba a decir entonces a mí que podría ir a su fábrica y descubrir cómo y por qué se hace cada mueble?

Foto de Una mama diseñadora

Hace unas semanas nos invitaron a unas cuantas bloggers a visitar la fábrica de Muebles Ros. No sé si los conocéis, pero son los típicos muebles de toda la vida. Quizás hasta los habéis tenido en vuestras habitaciones de pequeñas y no sabíais que eran suyos, pero tienen un estilo inconfundible, como los cantos redondeados de las bonitas literas en color mint más abajo.

Los Muebles Ros son una empresa familiar nacida en el año 1933 fundada por Josep Ros Puigpinós en Artesa de Segre (Lleida). Empezó entonces con un taller de carpintería y ebanistería y así hasta convertirse hoy en un grupo de mobiliario infantil y juvenil de referencia en España presente en todas las ferias del sector a nivel internacional.

Lo bueno de sus productos es que crecen con tus hijos, es decir, que tienen soluciones para cada familia. ¿Cuántas veces hemos visto un mueble que nos ha enamorado y hemos pensado “Voy a hacer que eso quepa en mi casa como sea”. Su filosofía es bien diferente: estudian tu espacio y en función de eso, diseñan algo a medida que solucione tu problema.

Así, por ejemplo, si véis unas literas con los cantos redondos (típico suyo) y con una barandilla con un hueco en la zona de la almohada, como el que véis aquí abajo, sabréis que son Ros ( y lo digo con orgullo pues yo también me apellido así de tercer apellido).

¿Y por qué lo hacen así? ¿moda, estética? Pues no, señor, en esta casa de muebles con nada menos que 85 años de experiencia tienen personal joven y están muy dispuestos a escuchar las necesidades de sus clientes. Saben, por tanto, que las barandillas para literas que abundan en el mercado suelen ser más bajas. Por eso ellos las hacen más alta para dar a los niños una mayor seguridad.

Cada vez es más importante adaptarse a los nuevos tiempos porque las habitaciones de las casas suelen ser cada vez más pequeñas ( que me lo digan a mí sino) porque lo tienen un amplio catálogo no sólo en literas, sino en camas abatibles, cosa que me estoy planteando yo seriamente para juntar a la Menor y al Cuarto en un futuro cercano.

Mi padre y un tío mío compartían habitación y tenían también unas camas así, aunque nada que ver con las que hacen hoy en día en Muebles Ros con opción de convertirse una cama en escritorio luego o armario. Por no hablar de la opción de tener mil acabados e incluso dibujos gracias a un sinfín de vinilos.

Tengo dos hermanos recién casados que tienen sólo una habitación en sus casas, por lo que entiendo que para ellos como para otra tantas familias, la única opción por si tienen hijos sea un mueble evolutivo que sirva desde el nacimiento hasta a ser posible…¿siempre? ¿acaso es eso posible? En Muebles Ros no hay imposibles: tú les propones y ellos disponen.
Ahora que mi hijo mayor de 7 años está en primaria, veo, por ejemplo, la necesidad de hacer deberes en un escritorio, cosa que antes no había pensado ni por asomo y lo peor de todo es que, en unos años, tendré a cuatro niños que necesitará cada uno su propio espacio para poder estudiar y no les servirá la mesa de la cocina a modo de apaño ni leer en el coche mientras vamos de un sitio a otro, como hacemos a veces ahora.

 

No obstante, el espacio que tiene nuestra casa es el que hay. No puedo inventármelo, por eso creo que, dado que los dos mayores tienen un compacto, los otros dos van a necesitar una cama abatible que quepa en su estrecha habitación para que así les deje un mínimo de espacio para una mesita para hacer deberes cada uno,como en el de la foto aquí debajo.

Hablando con Maria Rosa Gené, directora general, me dí cuenta de que estaba delante de una grande, es decir, una señora pionera en su época por trabajar fuera del hogar, estudiar una carrera y trabajar hasta de algo que no era lo suyo. Me recordó al espíritu de la recién fallecida Paloma Gómez Borrero, a la cual tuve la suerte de entrevistar hace tan sólo un par de años. María Rosa nos dijo que las mujeres de hoy en día teníamos muchas oportunidades a nuestro alcance, muchísimas más que ella tuvo y que las aprovecháramos y tiene razón. Actualmente simplemente con las redes sociales podemos conseguir lo que nos propongamos.

Las bloggers que allí fuimos participamos en un interesante taller de Creative designing. Primero hicimos un brainstorming con lo que cada una buscaba en una habitación infantil y después lo fuimos poniendo en común. Y todo esto con unos posts its y la mar de bien, oye.

A continuación, pasamos a recrear con nuestras propias manos lo que habíamos sacado de conclusión que sería nuestra habitación perfecta para un niño y mira que no éramos especialmente mañosas, pero nos quedó un cuarto muy apañado.

Con esta maqueta sucede lo mismo que con los Muebles Ros: que todo tiene un por qué. Desde su fábrica de Artesa de 25.000 metros cuadrados dónde se fabrican hasta 10.000 piezas diarias para proveer a más de 1.500 puntos de venta en nuestro país, está todo pensando al milímetro para que, usando la tecnología más punta y a la vez, respetando al medio ambiente, salgan piezas únicas.

Gracias a haber conocido a esta fábrica, cada vez que vea un mueble, me lo miraré con otros ojos pues ahora conozco una pequeña parte de todo el enorme proceso que hay desde que alguien lo diseñó hasta que me lo montaron en mi casa.

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *