No sé si tendréis la suerte de ser de esas embarazadas que se sienten como aquella mujer rubia de la película “Qué esperar cuándo estás esperando” basada en el best-seller de Heidi Murkoff (que para mí es como la Biblia de la embarazada). Esa mujer que rebosante de energía, supura felicidad por todos los poros de la piel, lo cual le permite lucir unos impresionantes tacones de aguja hasta el final de su embarazo gemelar que combina con conjuntos a la última moda. Vamos, algo así como Blake Lively (Gossip Girl) embarazada o lo que viene a ser una “divina de la muerte” o “antes muerta que sencilla” (aún embarazada).
Yo, personalmente nunca me he sentido así en ninguno de mis cuatro embarazos. El primer trimestre es horroroso por el sueño que tengo que me hace arrastarme por la faz de la tierra como si un zombie viviente fuera. El segundo trimestre tengo ya tanta barriga que aunque tenga algo de energía, mi ya abultada tripa hace que me cueste casi todo. Por no hablar del divino tercer trimestre que es una combinación del primero y segundo: cansancio más tripa. Chupi-mega guay. Ahora ya ni me puedo casi atar los cordones de las zapatillas…
En cuanto a la ropa que me apetece lucir en el embarazo o lo que me apetece arreglarme, os lo podéis imaginar. Primero sólo quiero dormir, así que me da todo igual, como si voy en pijama y chándal todo el día. Después tengo energía para arreglarme, pero ya no me quedan las cosas como yo querría y finalmente, con que me cierre algo, me conformo. Lo confieso, es así de triste y real. 
En la tele y revistas nos hacen creer que las embarazadas tienen ese allure o glow, como ya os hablé una vez aquí, pero a mí, francamente me cuesta encontrarlo cuando tengo más granos que una adolescente y una pelota a modo de tripa, qué queréis que os diga ( por no hablar de cosas desagradables que no se ven y ni merece la pena mencionar para no asustar a las primerizas). 
Peeeeeeroooo, si hay una cosa que me encanta en este mundo y que me hace muy feliz son las cremas. De todo tipo. Cualquier color, olor, para lo que sea. Las adoro. Así que cuando recibí éstas de Mustela ese día fui muy feliz, de verdad os lo digo, por mundano que suene. Disfruté enormemente inspeccionando cada una, valorando su cuidadoso packaging, oliéndolas y así he hecho probándolas en los últimos meses y por eso os quiero contar mi experiencia con cada una de ellas.

Todos estos productos se han probado bajo control dermatológico para cada problemática, son seguros tanto para el bebé como para la mamá (fundamental), 100% compatibles durante la lactancia materna y se han elaborado con un enfoque respetuoso con el medio ambiente. Parece obvio, pero durante el embarazo se deben evitar fórmulas que lleven parabenos, fenoxietanol, ftalatos, derivados halogenados, bisfenol A y S y cafeína y alcohol (evidentemente). Todos estos ingredientes son cuestionados y desaconsejados durante estos meses, como os hablé en mi post sobre “Sustancias nocivas que nos rodean”. Por este motivo, los laboratorios Expascience de Mustela llevan haciendo un esfuerzo en los últimos años por incluir una estricta carta de formulación que de prioridad a los ingredientes de origen natural como os iré explicando ahora uno a uno.

Aquí tenéis la colección de lo que yo he bautizado como “los 5 magníficos” ( e imprescindibles también) del embarazo y postparto:

PARA PREVENIR LAS ESTRÍAS
1) Aceite anti-estrías. ¿ y por qué? porque según un estudio, el 71% de las embarazadas están preocupadas por las estrías y un 62% de las mujeres utiliza algún producto específico para tratarlas. Vamos, que no es sólo cosa de una servidora el tema de la obsesión con las estrías. 
Para este molesto problemilla estético, Mustela nos ofrece varias soluciones para intentar prevenirlas y minimizarlas. 
El primero de ellos es este aceite que conviene utilizar mañana y noche religiosamente. Contiene un 99% de ingredientes naturales como el Lupeol y un conjunto de aceites preciosos 100% naturales. Tras leerme el libro de “Adiós a las sustancias nocivas” del que os hablé en este post,  miro mucho la composición de los productos y me alegra saber que las cremas de Mustela cumplen en gran medida con todo lo que yo quiero para evitar sustancias nocivas.
El Lupéol está extraído de las semillas de altramuz, lo cual estimula la biosíntesis del colágeno de alta calidad. Es decir, que es lo que nos va a aportar elasticidad para una piel que va a tener que darse mucho de sí en cuestión de 40 semanas.
Los aceites naturales de granada, aguacate, rosa de mosqueta y baobab nutren la piel y refuerzan su elasticidad. Yo hasta ahora sólo había oído hablar del aceite de rosa de mosqueta para prevenir estrías, pero como véis, hay muchas otras fuentes muy eficaces que nos pueden ayudar con ellas.
El hecho de que su bote venga con un dosificador es extremadamente cómodo. Lo digo como usuaria desde mi más tierna pubertad de litros de aceite de rosa de mosqueta que me preparaban en la farmacia. Al tener una zona muy amplia con estrías y echarme en la mano el aceite, acababa malgastando mucho, pero con este pulverizador te aseguras de usar sólo lo necesario. Prueba de ello es que llevo sólo la mitad del frasco durante dos meses que lo llevo usando.
Su olor es súper neutro, lo cual se agradece en el embarazo que tantos olores nos dan un poco de repelús o nos agobian. Como es un aceite seco no te deja la piel súper pringosa como hacen otros aceites que yo había usado que traspasaban pijamas y hasta sábanas, ¡de verdad!
Yo, de verdad que no sé si es porque ya tenía tantas estrías de mis anteriores embarazos, que no me cabía ninguna más, pero desde que uso todo el “kit de los 5 magníficos” no me he visto ninguna nueva y así lo constatan el 98% de las embarazadas que han utilizado este mismo aceite. Así que ya sabéis, mamis, a frotar en círculos en el sentido de las agujas del reloj mañana y noche durante el embarazo e incluso después del parto cuando toda “las carnes” quieren volver a su sitio original.

2) Crema prevención de estrías: este producto nuevo de Mustela que para mí es puro amor ya me lo he fundido en menos de que canta un gallo, increíble, pero es que olía taaan bien, era taaan agradable de aplicar (no entiendo que la gente diga que le da pereza ponerse cremas, si es fantásticooo). 
Esta crema lleva un revolucionario activo patentado que es (atención) el Arabinogalactante que se extrae del Alerce que además de la síntesis de fibronectina estimula también la de colágeno y elastina para combatir la aparición de estrías. Perdonad que os meta el rollo de todos los ingredientes, pero es que me encanta. Una vez te metes en este mundillo, encuentro súper interesante saber para qué sirve cada cosa, así que si sóis unas freakys de la dermocosmética, todo esto os interesa.
También contiene cera de abejas y manteca de karité que hidratan y nutren la epidermis dejando la piel suave. No sé si habéis probado productos que lleven esta manteca, pero además del agradable olor a algo natural, es muy untuosa y a mí me encanta. De hecho, lo que uso ahora para la cara es eso precisamente y hasta a La Menor que tiene la piel muy atópica le pongo también un poquito en la cara.
Por último, lleva péptidos de aguacate que es un activo natural antitiranteces patentado que se halla en el corazón de todos los productos de esta línea para embarazadas y que aporta elasticidad y confort a la piel.
Todos estos ingredientes hacen que sea una crema muy fácil de aplicar gracias a su textura fluida y untuosa, como os comentaba antes, pero a la vez se absorbe muy rápidamente y no te deja toda pringosa, sino al revés, como bien hidratadita y “guay·”, que yo digo 😉
Así que si queréis experimentar esta sensación, ya sabéis, a aplicarlo sobre vientre, caderas, muslos y pecho desde el día 1 del embarazo y, al igual que la otra, hasta varios meses después del parto.


PARA CORREGIR LAS ESTRÍAS

3) Bálsamo hidratante calmante: esta es una nueva crema de Mustela que me ha ganado por varios motivos. El primero y fundamental es por su eficacia porque como dice su nombre es calmante. ¿ Y qué quiere decir eso? pues para las que tengáis estrías, como yo, sabéis que a medida que tu tripa va creciendo, ésta pica y mucho, así que yo me la ponía a mediodía que era cuando llegaba a casa y así pasaban unas horas entre la crema de la mañana y el aceite de la noche. 
Cuando ya hay muchas estrías, como es mi caso, es fácil que la piel se rompa superficialmente en sus capas superiores haciendo así heridas o eccemas que causan verdaderamente picor y para esos casos este bálsamo es perfecto. Os ahorro fotos de mis estrías porque este post quiero que quede bonito 😉
Los ingredientes que lleva este producto son péptidos de aguacate, como el anterior, y ceramidas que refuerzan la cohesión celular y aumentan la capacidad de la piel para fijar el agua. Pero no os olvidéis que, además de las cremas que dan agua a la piel, también debéis ingerir mucha agua vosotras. Para mí no es un problema porque me encanta, pero sé que hay muchas mamis a las que les cuesta un poquillo más, como ya os comenté en este post.

Su textura es muy untuosa también, cosa que a mí me encanta personalmente, y de verdad que alivia picor al poco de aplicarla y no te deja nada pegajosa a pesar de su textura. Así que si os pican las estrías, ya sabéis, ponérosla todo el embarazo insistiendo en esas zonas de picor o las que tengáis simplemente más secas (que suelen ser las mismas que pican).
PARA GANAR EN FIRMEZA


5) Sérum firmeza busto: otro producto nuevo de esta gama de Mustela para preñis. Como os podéis imaginar, a lo largo del embarazo, los pechos sufren muchísimos cambios, de hecho, hay gente que nota que está esperando precisamente por eso (no es mi caso pues con las lactancias prolongadas no veía cambios). Pero lo habitual es que los senos crezcan en el embarazo, luego se estabilicen y al dar a luz con la subida de leche vuelvan a crecer hasta límites insospechados. Una vez se acaba la lactancia vuelven a su tamaño habitual, así que no está mal todos estos aumentos de pecho en cosa de meses o años. Por este motivo, este sérum tensor y tonificante va muy bien porque te ayuda a recuperar rápidamente su forma para reconciliarnos un poco nuestro cuerpo con nuestra capacidad de seducción como mujeres.

Lleva péptidos de aguacate también, centella asiática que actúa como potenciador de firmeza y tonifica los tejidos para una acción reafirmante intensa (ingrediente fundamental que encontraréis en todos los anti-estrías) y elastoregulador que es un potente extracto vegetal que redensifica en profundidad el tejido de la piel para reforzar el busto.

Su textura es la más fluida de esta gama, 0 pegajosa y se absorbe en seguida dejándote la piel más tersa. Además, importante, mamis lactantes: ¡ es compatible con la lactancia! yaiiii. La verdad que cada vez más productos lo son y eso es un gusto, así que aunque estés dando pecho, no hay excusa para no cuidarse. Lo ideal es aplicárselo mañana y noche (como casi todas las cremas) y extenderlo desde el pecho hasta el cuello.

And…last but not least…

5) Gel de firmeza corporal: este lo tengo reservado como mi caprichito para cuando dé a luz en unos meses. Sirve para la piel distendida y para las acumulaciones de grasa localizadas en vientre, caderas y muslos. Actúa en profundidad sobre la flacidez cutánea y contribuye a remodelar la silueta gracias a la combinación de estos tres ingredientes que lleva: péptidos de aguacate una vez más, centella asiática (otra vez) y la Sophora Japonica (qué nombre más gracioso, ¿verdad?) que tiene propiedades drenantes y desinfiltrantes que contribuyen a atenuar el aspecto de la odiosa piel de naranja.

La textura es la más diferente de estos “5 magníficos” porque es un gel transparente muy fluido que se extiende muy bien dejándote la piel suave y fresca. El 89% de las mujeres que lo han usado dicen notar su piel más tonificada, así que estoy deseando poder usarlo al dar a luz. Sólo espero no andar lo suficientemente zombie como para querer dejar de ponerme estos dos últimos productos dos veces al día, pero confío en mi fuerza de voluntad. Os podéis imaginar que por muy buenas cremas que sean, los milagros no existen, así que necesitáis constancia para aplicarlas cuantos más meses, mejor; además de beber mucha agua, cuidar la alimentación y hacer algo de ejercicio como os contaba en mi post sobre el deporte post-parto aquí.

Además, todos estos productos tienen un pequeño extra ( o al menos así lo veo yo) y es que en el packaging que está hecho 100% con cartón reciclable obtenido de bosques de gestión sostenible y un 62% de los tubos con plástico reciclado, te viene en la lengüeta una explicación en forma de dibujo que explica cómo tienes que aplicarte cada crema: en qué zonas, en qué sentido..Me parece súper práctico.
Como me dijeron ayer en una interesante charla sobre el matrimonio: “para amar a otro hay que amarse primero a uno mismo, mirarse al espejo y gustarse”. Así que yo sabiendo que voy untada con estas cremas de Mustela me siento súper bien, así que ¡lista para comerme el mundo!
Así que, propósitos para este nuevo año: ¡ cuidarse! (aún estando embarazada,¡ sí!)
¿Cuál de estas cremas os apetece más usar?, ¿cuáles son vuestros “aliados” durante el embarazo? ¡Contádmelo!

María

3 Comments on Mustela para embarazadas o “cómo vivir una maternidad deslumbrante”

  1. planeandoserpadres LTR
    27 enero, 2016 at 1:45 pm (2 años ago)

    María ¡me encantan los productos de Mustela! Y he seguido usando muchos meses su aceite anti estrías después del parto, porque se absorbe muy bien y me encantaba la textura y el olor. Hasta que no tenga una nueva preñez a la vista ¡no podré conocer el resto de la gama! Porque la verdad es que durante mi primer embarazo sólo conocía su aceite, y no el resto de productos. ¡Ánimo con la recta final!

  2. Con M de Madre
    27 enero, 2016 at 10:42 pm (2 años ago)

    Toda la gama es fantástica,la verdad,Lucía.No soy la única q así lo cree!jeje gracias,guapa!