Que levante la mano a quién sus padres no le han chantajeado con un “como sigas comiendo chuches, vas a acabar en el dentista”. Creo que asustar a los niños de esa manera no es nada positivo. De hecho, yo misma recuerdo ir a estas visitas con tanto pavor que me escondía detrás de la […] Read more…