¿Cuántos de vosotros conocéis a un amigo con alergia o intolerancia al gluten, huevo, proteína de la vaca, frutos secos, proteína del pescado..etc? Seguro que más de uno, si es que no lo sufrís en vuestra propia familia. Desgraciadamente, las alergias  e intolerancias alimentarias están a la orden del día. ¿Será por cómo les alimentamos a nuestros hijos, por el ambiente, herencia? Sea lo que fuere, el caso es que cuando esta realidad te salpica a tí, hay que concienciarse y cambiar los hábitos.

Cuando descubrimos que nuestro hijo mayor tenía una alergia alimentaria la verdad es que me asusté un poco, era algo totalmente desconocido para mí. Primero vino una fase de negación del tipo: “no puede ser, qué exagerados los médicos, no será para tanto..”, pero cuando por fin me decidí a seguir la dieta que me proponían y ví que entonces mi hijo estaba mucho mejor, decidí tomármelo más en serio, aunque a la vez con calma. A partir de entonces, vinieron visitas al súper en las que me leía todas las etiquetas a fondo de cualquier producto que fuera porque muchas veces hay trazas de ciertos alimentos dónde no te lo esperas. Ahora que ya conozco qué productos habituales puede consumir el Mayor y cuáles no, todo es mucho más fácil y aunque siempre tenemos que ir con la adrenalina encima just in case, estoy tranquila.

Es por eso que cuando conocí las chapas de “Para tí para siempre” me encantaron pues algunas de ellas iban dirigidas a niños con alergias alimentarias. Os pongo aquí un ejemplo de chapa que encargué para el hijo de una amiga que padece varias intolerancias:

Lo bueno de estas chapas es que son totalmente personalizables, como podéis ver. Podéis incluir el nombre de vuestro hijo, alergias, dibujos, teléfonos de contacto…lo que os parezca mejor, vaya.

La idea de estas chapas no es estigmatizar al niño y que lo lleve enganchado todo el día, sino usarlo para ocasiones puntuales cuando haya aglomeraciones de gente y te sea más difícil controlar a tu hijo que si es todavía pequeño quizás no sabe decir a los adultos que es alérgico o intolerante a tal comida. Generalmente los niños a los que desde pequeños se les acostumbra a educar alimentariamente hablando en lo que pueden o no comer no deberían tener ese problema, pero a lo mejor a tu niño se le escapa o algún adulto le insiste más de la cuenta que tome algo y zas! ya te ves en urgencias, así que para evitarlo, estas chapas me parecen una muy buena idea.
Además de usarlas para estos temas, también se pueden usar en los cumpleaños para poner los nombres de los niños, o dividirles por equipos para juegos. Al ser reutilizables, así te sirven para otros años también 😉
Y luego, como no, está la ocasión de “por si se pierden” que ójala no nos pase nunca, pero para cuando hay mucha concentración de gente también me parece súper importante ya lo lleven pegado a la ropa o a una mochila. Al menos con las chapas te aseguras que no es una pegatina que se despega o un número apuntado con boli en la mano que se borra.
También pueden ser un buen regalo para el día de la madre ahora que se acerca, para regalar a abuelos, tíos, amigos o quién sea.
Además, me gusta pensar que tras este original proyecto está Eva, una mamá de tres hijos, como yo, que hace esto como hobby y que sé que lo prepara con mucho mimo. Creo que la idea de su nombre: “Para tí para siempre” es muy bonita pues viene de cuándo la matrona le entregó a su hija recién nacida en brazos. Así se les fue presentando ella a sus respectivos hijos a sus hermanos a medida que iban naciendo: “para tí para siempre”. Es bonito, ¿verdad?
Así que si os gusta algún diseño, no tenéis más que meteros en su blog y encargarle estas útiles y originales chapas.
Y vosotros, ¿t,enéis algún hijo con alergía? ¿Qué tal lo lleváis? 

María

Comments are closed.