¿Cómo resumiros en un post lo que significó aquél fin de semana de desconexión para tantas madres como yo?

En este alocado mundo de la maternidad, muchas tendemos a entregarnos tanto a nuestros hijos hasta el punto de que al final acabamos por desaparecer y no saber ni quiénes somos realmente. Pero hay pañales que cambiar, vacunas que poner, comidas que preparar, lavadoras que poner..y no hay tiempo para hablar de cómo nos sentimos realmente.

Muchas de nosotras hemos querido «huir» en algún momento dado de la maternidad, aunque no lo hayamos verbalizado, por eso, el poder compartir durante un fin de semana entero nuestros sentimientos con otras madres como nosotras que no nos juzgaban ha sido, quizás, el mayor aprendizaje de mis diez años de maternidad.

Para mí fue un gran paso dejar a mis cinco hijos con mi marido ( básicamente por la bebé a la que todavía amamanto), pero al final te das cuenta de que no eres imprescindible y que la vida sigue rodando (a pesar de tí).

Sólo al estar sin ellos, en modo María Menéndez y no «la mamá de » , pude centrarme realmente en este maravilloso retiro de break mom que las chicas de Go Development había ideado para nosotras con tanto cariño.

La bienvenida entre copas de capa y risas era sólo un augurio de todo lo que acontecería en las próximas horas, de cómo llegaríamos a sentirnos todas como verdaderas amigas tras haber abierto ante todas los rincones más oscuros de nuestras almas.

El lugar escogido para este retiro maternal, el Cerdanya Eco resort del que ya os había hablado hace años en este post hace 5 años nada menos, no podía haber sido un mejor enclave para concentrarnos, inspirarnos y hacernos disfrutar tanto.

Sus vistas te hacen teletransportarte a otros mundos de paz y serenidad realmente..cosa que nos hace tanta falta a todos..

Estando aquí sola en Prullans es cuándo una puede verdaderamente apreciar y disfrutar de hasta los rayos de sol.

Tanto sus bosques cercanos como sus lugares de indoors son una auténtica delicia para todos los sentidos. Ahí pudimos ir poco a poco trabajando temas distintos con María y Raquel para conocernos mejor a nosotras mismas.

A medida que pasaban las horas, nos íbamos adentrando más en el autoconocimiento, cosa que ,a veces, asusta y no gusta, pero es necesaria para la transformación que todas vivimos.

La última dinámica en la yurta en el bosque fue súper intensa en todos los sentidos, pero no os quiero contar más para así dejaros con la intriga y que os animéis vosotras mismas a experimentarlo en vuestras carnes.

Siempre acompañadas de la risa genuina de mi querida Paula Pellicer, gran fotógrafa y amiga que organizó todo este sarao.

Y el colofón ya fue brutal….las imágenes hablan por sí solas:

De este finde me llevo muchos aprendizajes que espero no queden sólo en ideas y palabras, sino en acciones.

Me llevo también nuevas amistades forjadas con la sinceridad como base que espero duren para siempre.

What happens inVegas, stays in Vegas, girls 😉

Ahora estoy deseando poder volver a este entorno tan idílico con mi familia para poder disfrutar de este pedazo jacuzzi al aire libre:

Porque juntos, es mejor

Seguro que mis hijos disfrutan mucho de la súper piscina

y de su spa que recordaré siempre en modo nocturno

Estoy deseando volver para degustar otra vez sus deliciosos platos eco del bufett que harán las delicias de cualquiera.

Y tú, ¿te atreves a dejar a los tuyos un finde para reencontrarte contigo misma? Como dice el lema de Raquel y María, «go, development, go». ¡Adelante con el crecimiento!

Gracias, chicas por vuestras enseñanzas de oro, a Paula por organizarlo y al Eco Resort por acogernos en el mejor escenario posible. ¡ Volveremos pronto!

María

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *