El post de hoy es muy ilustrativo…y ,desgraciadamente, está basado en hechos reales, tan reales como la vida misma pues el martes pasado, tuve la mala suerte de experimentar esta situación en mis propias carnes. Llegaba yo a casa a mediodía tranquilamente con el Mediano y la Menor cuando metí la llave en la cerradura y de repente me vino un olor a gas importante…abrí la puerta y una bocanada de humo gris me entró en la cara. “¿Qué electrodoméstico me he podido dejar encendido?”, me pregunté en un milisegundo. Tic,tac,tic,tac. “¡¡Ninguno!!!”.Tic,tac,tic,tac. “Niños, quedaos aquí que ahora vengo”, tic,tac,tic,tac. Llego al salón y me encuentro la mesa de madera ardiendo con todo lo que tiene encima. Rescato de las llamas mi portátil al grito de: ¡¡nooooo!!! pensando en mi curso de community manager de la Uned, la posibilidad de escribir en mi blog más cómodamente..noooooo!!!

“¿Cómo narices se apaga esto: agua a saco?, anda, llama al vecino que él lo sabrá hacer mejor seguro”,me dije a mí misma. Tic,tac,tic,tac. “Vecinooooo, que se me quema la casaaaaa”. Tic,tac,tic,tac. “Mete a los niños en mi casa”, me espetó mientras salía corriendo con un trapo. “¿Qué pasa, mamá?”, me inquiría el Mediano ajeno a la situación (y gracias a Dios!). “Nada,hijo,quédate aquí a ver la ruleta de la fortuna, mira qué guay!”, contesté casi temblando del susto que llevaba encima.

“Abre todas las ventanas de la casa”, me ordenó el santo vecino y allá que fui yo como una posesa a abrirlas.Tic,tac,tic,tac. “Dame agua y toallas”, me pidió. Allá que fui a darle dos botellas de agua, pero oye, que no acababa de encontrar una toalla fea que no me importara que se quemara y echara a perder. “Esta no que es de liberty, ésta no que está bordada a mano, ésta no que está con el punto de cruz..”, pensé yo en otro milisegundo por increíble que pareciera. Tic,tac,tic,tac. “Tráeme trapos, aunque sea!”, me gritó el vecino incrédulo de que pudiera ser tan pava, supongo. Y así me reuní con mis hijos corriendo mientras él me apagaba el fuego como podía, llamaba a los bomberos e intentaba desconectar la alarma de incendios. Quizás sucedió todo esto en dos minutos, no lo sé, pero se me hizo una eternidad.

Cuando el vecino logró apagar el fuego, el aspecto era un tanto desolador:

 
Detalle de la mesa en la que había una corona de adviento encendida con dos velas. Suerte que eran largas y que llegué a tiempo…
 
 
Como os podéis imaginar, a mí ya me han cogido un poco de yuyu las velas…
 
 
El humo estaba por tooooda la casa, así todos los techos se han quedado tal que así:
 
 
El parquet con algunos que otros socavones..
 
 
Pensé que al limpiar los escombros la mesa quedaría mejor, pero va a ser que esto se va a la basura, mal me pese, pues le tenía cariño a esta mesa que compramos poco antes de casarnos hace seis años y que nos habían hecho a medida.
 
 
El hollín se ha colado por todos los rincones de mi casa, desde platos, ropa, dentro de mi nariz, en mi esmalte de uñas, pero es que hasta dentro de armarios cerrados, ¡es increíble! Y para muestra, un botón: mi armario del baño.
 
 
Llevo ya unas 10 lavadoras y no es broma pues he tenido que lavar todas las sábanas, edredones, mantas, cojines, toallas, ropa que pululaba por casa, cortinas..que vale que, según con p de padre la lavadora y yo tenemos un idilio difícil de comprender, pero cuando es por obligación ya no gusta tanto..
 
En fin, pero estamos todos bien que es lo importante. Pude llegar a tiempo de que la cosa no fuera a más y se incendiara todo el salón, la casa o el edificio ¡quién sabe! y como bien me ha dicho una buena amiga, pues vale que no gusta tanto pasar las Navidades en una casa gris que huele a chamusquina permanentemente, pero así nuestro hogar se parece más al portal de Belén que sería una cosa bastante peor que esto 😉
 
Así que mamis, sólo os digo que tengáis muuuuucho cuidado cuando encendáis velas. Hacerlo siempre que estéis delante, no os vayáis por ahí confiadas como hice yo y sobre todo, apagarlas en seguida.
 
Y con este post aprovecho para desearos a toda madresfera una muy feliz navidad y un próspero 2015 lleno de amor, paz y felicidad.
 
¡ El año que viene volveremos con más y mejor! y convertida en una community manager dispuesta a gestionar los medios sociales de vuestras marcas  🙂
 
¿Habéis tenido alguna vez un susto gordo de éstos? , ¿cómo creéis que reaccionaríais en un caso así?
 

María

4 Comments on Qué hacer si se quema tu casa

  1. Mamá en Bulgaria
    22 Diciembre, 2014 at 5:34 pm (3 años ago)

    Madre mía, lo que podía haber sido.. menos mal que estáis todos bien y sólo ha sido la mesa!
    Anda que lo de las toallas.. eres la leche jaja!

  2. nimbus nim
    9 Enero, 2015 at 11:32 pm (2 años ago)

    Hola! soy nueva seguidora (quedateenminube), me gusta el estilo de tu blog y me quedo…
    Vaya susto con la entrada, menos mal que sólo quedó en eso y no fue a más…
    Saludos, :))

  3. ROSANA TELLEZ
    10 Enero, 2015 at 7:54 pm (2 años ago)

    Madre mía menos mal que no os paso nada!, una vez nos dejamos una vela encendida y la encontramos encendía por la mañana, pero claro te asustas.. me imagino vuestra situación! Un beso y un fuerte abrazo!

  4. mamasalbordedeunataquedebesos
    25 Enero, 2015 at 6:59 pm (2 años ago)

    Madre mía qué susto! y por unas velas! a mi siempre me han dado yuyu las velas y sólo las enciendo si hay alguien siempre vigilando. Suerte que al final sólo quedó en hacer unas cuantas lavadoras y en ventilar bien la casa…qué podría haber sido algo peor!
    Feliz año también y espero que no te traiga más sorpresas como ésta!
    Un abrazo!