Este sábado tuve la gran suerte de poderme escapar con mi marido a hacer una sesión de SPA que nos habían regalado hace ya tiempo. Elegimos irnos un poquito más lejos, para variar un poco, así que nos fuimos hasta Figueres. Esta vez la que conduje fue yo. Sí, yo! le decía a “con P de Padre” (aka Marido) que este año había cumplido las dos cosas que me propuse en enero: volver a conducir y abrir un blog. Lo he conseguido. Estoy orgullosa de mí misma, sí. Evidentemente que la primera me ha costado mucho má que la segunda, pero bueno, ahí están ambas.

El caso es que hacía muuuchos meses que no salíamos él y yo solos durante el día (creo que sólo para una boda que fuimos en BCN) y se me hizo rarísimo estar los dos otra vez solos, como si fuéramos novios, cogidos de la mano, riendo, hablando de chorradas..se me había olvidado lo que era aquello y lo mucho que lo echaba de menos. Las prisas del día a día, las conversaciones inevitables de “logística” de niños, carrito arriba abajo, niño al pecho, niño en brazos…hacen que una olvide que hubo un día en el que una entraba en el coche y salía en medio minuto (¡qué gusto!), sin necesidad de atar niños en sillitas, plegar coche, cargarlo..etc,etc.

Al principio, empecé muy bien y me relajé mucho en el SPA. Era como volver a estar en la luna de miel en la Riviera Maya..Era un centro pequeñito, pero acogedor y con muy pocas pesonas, de hecho, estuvimos casi solos durante todo nuestro circuito de aguas. Primero estuvimos en un jacuzzi (sí, como en la portada de las revistas de agencias de viajes!), luego en la sauna seca, pediluvio, ducha caliente-fría, “cubell” (cubo) de agua congelada, hidratación, tepidarium, jacuzzi de nuevo y sauna húmeda y tepidarium de nuevo. Lo del “cubell” fue un jarro de agua helada y nunca mejor dicho, después de salir toda calentita de la suena, te metías ahí y aleeee!! yo pegué un chillido que las otras dos parejas se rieron de mí hasta que se hartaron, pero ¿qué iba a hacer yo? no estoy costumbrada..parecía que los demás lo hicieran cada día o fueran muy rudos..

La parte que más me gustó fue la del tepidarium que es una palabra muy bonita que, en definitiva, se refiere a tumbarte en una hamaca con tu albornoz envueltita como una tortillita francesa calentita y te tomas un té o zumo mientras simplemente cierras los ojos y te entregas a pensar en nada, a descubrir el verdadero significado de la palabra BIEN-ESTAR. No sólo me dormí de lo a gusto que estaba, sino que hasta soñé! (no me acuerdo con qué!). Era el equivalente a por unos instantes sentir que flotabas y que recuperabas todas las horas de sueño perdidas…zzzzzzz

Después de tan agradable experiencia, una estaba tan zen que hasta le daba pena comer y meter “basura” en su cuerpo, pero bueno, al final, unas tapitas en primera línea de mar me hicieron cambiar rápidamente de opinión. ¡Qué bien me supieron esas gambitas a la plancha, esas bravitas, esos calamares..! y esa clarita que en poco, me dejo kao (una que está sólo acostumbrada a la cerveza de madre lactante de 0% de alcohol..aix…).

Hasta aquí muy  bien, pero luego empezé a echar de menos a mis hijos porque empecé a pensar en sí le gustaría al Mayor meterse en el mar, si al Menor le molestaría mucho el viento con arena 2 en 1…y sólo deseaba estar ahí juntos los cuatro disfrutando de la preciosa vista de la playa de Roses. Gracias a Dios, al volver a casa, yo con muchíiiisimas ganas de estrujarlos, les ví tan bien con la canguro y viceversa, que eso me dió mucha tranquilidad, lo cual  nos será muy útil para futuras salidas. Los dos vinieron a mí llorosos, emocionados y yo más todavía. Aquellas siete horas se me habían hecho una eternidad. Nunca había estado El Menor tantas horas sin mamar.La canguro le dió agua de una botellita que aprendió a tomar, ¡qué mono! y en seguida, al subir a casa, me le puse cerquita mío, bien pegadito a mi cuerpo para ofrecerle el consuelo de mi pecho.

Quizás a alguien le suena raro y piense que debería de haber disfrutado olvidándome de mis gorditos, pero simplemente no podía porque ellos ahora son parte de mi vida, son una parte de mí. Es por eso que, aunque eche de menos mucha cosas de mi vida, nuestra vida de antes de tener hijos, ahora mi vida es otra y mejor, con sus más y sus menos, desde luego, pero ahora mi vida es esta: una vida con hijos.

María

8 Comments on Mi vida con hijos

  1. batallitasdemama
    18 Junio, 2012 at 7:36 pm (5 años ago)

    Es normal que les eches de menos y te preguntes si estan bien y todo lo que podían hacer si hubieran ido, pero me imagino que os vine de lujo. Un beso

  2. Con M de Madre
    18 Junio, 2012 at 7:59 pm (5 años ago)

    Sí, sí, de lujo nos vino, eso está claro! y lo volvería a hacer! Yo dije q al menos una vez al año se tenía q hacer y Con P de Padre dijo que al menos una vez al mes! jeje 😉

  3. mamaoveja
    18 Junio, 2012 at 8:43 pm (5 años ago)

    Lo difícil es, acostumbrada a nuestra vida de madres, a desconectar. Yo creo que no podría, estaría pensando todo el tiempo en mi pequue y en llamar a la canguro para ver que todo va bien jajaja pero eso no quita que sueñe en secreto con lo que describes.

  4. mamaoveja
    18 Junio, 2012 at 8:49 pm (5 años ago)

    Por cierto…me ha costado 10 intentos escribir un comentario…no puedo firmarlo como motherofthelamb, que soy yo,no me deja…y al final había un captcha que me decía "demuestra que no eres un robot"..Como se nota que blogger y wordpress son oompetencia jejeje

  5. Con M de Madre
    18 Junio, 2012 at 8:52 pm (5 años ago)

    Bienvenida a mi blog, motherofthelamb! cómo tú por aquí! jeje enhorabuena, tras 10 intentos, lo has conseguido! oye, q a mí tb me hace demostrar q no soy un robot en los blogs de wordpress, de hecho, en la mayoría..y sí, son bastante diferentes, x lo visto. Me hace gracia aquello de q sueñes en secreto con una escapa así. Yo, la verdad, q hasta ahora, ni lo había deseado porque no me acordaba de lo q era!

  6. @quepasaconMaca / @pedacitodemi
    19 Junio, 2012 at 10:00 pm (5 años ago)

    Me alegro que disfrutaras, seguro que te vino de perlas! nosotros también necesitamos una escapadita de esas pero seguro que también echaría de menos a la pequeñaja 🙂

  7. Marta
    4 Julio, 2012 at 8:25 am (5 años ago)

    Primero de todo, felicitarte por tu blog. Acabo de descubrirlo y me ha parecido super interesante y cercano. Este fin de semana pasado yo tambien hice una escapadita a un spa con mi marido (para celebrar nuestro aniversario)y era la primera vez que dejábamos al peke (de 15 meses) con los yayos. Y sí, desconectamos, nos relajamos, disfrutamos como niños, pero nos faltaba nuestro chiquitín!
    Y ahora, mientras leía tu escrito, no he podido evitar sentirme identificada en muchas de tus palabras.
    Felicidades por el blog, ¡me encanta!

  8. Con M de Madre
    5 Julio, 2012 at 2:12 pm (5 años ago)

    Muchas gracias, Marta! me alegra mucho que te guste mi blog. Enhorabuena por celebrar vuestro anivesario sin bebé! es todo un paso! yo sueño ahora con poder pasar una noche fuera, pero no sé si eso tardará meses o años en llegar…;)